La policía forense inspecciona lo que queda de un coche bomba en Derry, Irlanda del Norte - AFP

Cuatro detenidos por la explosión de un coche bomba en Londonderry

Las autoridades atribuyen el atentado sin víctimas mortaes al Nuevo IRA, una escisión del Ejército Republicano Irlandés

LondresActualizado:

La Policía de Irlanda del Norte ha informado de la detención de cuatro personas en relación con el coche bomba que estalló en la noche del sábado junto a los juzgados de Londonderry/Derry, en Irlanda del Norte, una acción que las autoridades atribuyen al Nuevo IRA, una escisión del Ejército Republicano Irlandés.

En la mañana de este domingo la Policía ha informado del arresto de dos personas de 41 y 49 años aplicándoles la Ley Antiterrorista. Dos personas más fueron detenidas por la tarde. «Detectives que investigan la explosión de anoche ocurrida cerca de los juzgados de la calle Bishop de Derry/Londonderry han arrestado a dos hombres más de 34 y 42 años», ha explicado la Policía a través de su cuenta en Twitter.

Los medios informan de una «amplia operación» policial en Londonderry tras el atentado, que no ha sido reivindicado por ningún grupo concreto.

Este ataque se produce en la víspera del centenario del ataque de Soloheadbeg, en el que Seán Treacy y sus camaradas asestaron un histórico revés a las Fuerzas de la Corona en Tipperary.

La Policía recibió un aviso telefónico 15 minutos antes de la explosión del artefacto colocado en una furgoneta de reparto de pizza que había sido robada poco antes por dos encapuchados. Sin embargo, los agentes no lograron terminar la evacuación antes de la deflagración, que afortunadamente no causó daños personales.

«En torno a las 19.55 horas de anoche los agentes de patrulla en la calle Bishop avistaron un vehículo sospechoso y estaban investigando. Cinco minutos después se recibió la información de que había un artefacto en el tribunal», ha explicado el número dos de la Policía norirlandesa, Mark Hamilton.

«De inmediato comenzamos a evacuar a la gente de los edificios cercanos, entre ellos cientos de huéspedes de un hotel, 150 personas del Salón Masón y los niños de un club juvenil de una iglesia. El artefacto detonó a las 20.10 horas», ha indicado Hamilton, quien calificó el atentado de «increíblemente imprudente».