Crecida histórica del Danubio

Viena. Agencias
Actualizado:

El temporal de lluvia que azota Europa central desde el domingo ha hecho crecer el caudal del Danubio y otros ríos de Austria hasta niveles desconocidos en un siglo, inundando población tras población, con un saldo de siete muertos desde anoche. La última víctima se produjo hoy en la localidad de Bad Hall, en Alta Austria, cuando un hombre que transportaba tierra para el arreglo del bancal de la carretera regional 122 murió aplastado por el camión que conducía, que había volcado.Mientras, las autoridades encontraron hoy en la ciudad de Dornbirn, en el estado de Vorarlberg, un vehículo con los cuerpos sin vida de dos hombres que aparentemente murieron ahogados en la noche del domingo al lunes en el río Dornbirnerach. Ayer, dos bomberos murieron ahogados, uno de ellos en su automóvil arrastrado por la riada, un tercer hombre pereció encerrado en su sótano anegado por el agua y un cuarto al quedar sepultado por un desprendimiento de tierra.No obstante, las autoridades hidrográficas, meteorológicas y los bomberos empiezan a ser optimistas de que lo peor de la llamada "riada del siglo" podría ya haber pasado.  Mientras que las lluvias pierden intensidad en la parte oeste del país, los niveles de los ríos bajan de sus máximas registradas hoy y el caudal del Danubio sube a una velocidad menor a la esperada.

No obstante, tras inundar la localidad de Ybbs en Baja Austria, el Danubio se ha desbordado en la histórica localidad de Melk y sigue grave la situación en Steyr y Krems, donde desemboca el río Kamp, que ha causado estragos en decenas de poblaciones a su paso. En Krems y sus alrededores, las autoridades han repartido en los últimos días más de 200.000 sacos de arena para impedir el desborde del río, importante afluente del Danubio en la región.Con la crecida del río más caudaloso de Centroeuropa, hoy han sufrido inundaciones las poblaciones de Klosterneuburg y Korneuburg, ambas situadas a pocos kilómetros al norte de Viena. En la capital austríaca, donde el ritmo de paso del Danubio suele ser de 2.000 metros cúbicos de agua por segundo, el caudal alcanzó los 10.500 metros, por lo que las autoridades decidieron abrir una esclusa de seguridad.Ahora que el Danubio tiene espacio para circular, ninguna zona poblada de Viena corre peligro y las autoridades esperan que, con la excepción de algunas instalaciones portuarias, la riada pase sin causar daños en su camino hacia Hungría y el sudeste de Europa.Suerte tuvo la ciudad de Salzburgo, donde ayer fueron cortados todos los puentes y se hundió en el río Salzach el buque turístico "Amadeus", aunque esta madrugada ha remitido el caudal y el casco antiguo de la ciudad ha quedado milagrosamente a salvo de la riada. Miles de bomberos y voluntarios, así como más de 8.000 soldados hacen frente a los elementos desde hace casi una semana en los estados federados de Voralberg, Tirol, Salzburgo, Alta y Baja Austria y Estiria.Tan sólo en la Baja Austria, la región más afectada por el temporal, más de 10.000 personas, entre ellas 5.000 bomberos, 4.000 soldados y un número desconocido de voluntarios, están trabajando a destajo para tratar de controlar en lo posible las aguas y evacuar las poblaciones más en peligro.La situación sigue crítica en la cuenca del río Kamp, en el norte de Baja Austria, donde esta madrugada fueron evacuadas 230 personas de la localidad de Seebarn y sigue la amenaza de que la rotura de varios diques inunde una docena de poblaciones más. Mientras, las autoridades pudieron levantar el cierre esta tarde de la autopista A-1, que une Viena con Salzburgo, después de que las aguas anegaran anoche un gran tramo cerca de Linz, lo que desató el pánico entre los automovilistas.Los Ferrocarriles Federales Austríacos (OeBB) informaron hoy de que el tramo ferroviario en el valle del Kamp, en Baja Austria, está completamente destruido y que los daños sufridos por la empresaascienden hasta los 50 millones de euros.Para paliar los efectos devastadores sobre la economía del país, el Gobierno federal austríaco anunció hoy el desembolso inmediato de100 millones de euros para los damnificados, mientras que el Parlamento del estado de Baja Austria ha decidido repartir otros 100 millones en ayudas.