REUTERS

Crece la presión sobre Riad por las acusaciones de asesinato de un periodista crítico

El ministro del Interior saudí niega cualquier relación con la muerte de Jamal Khashoggi en el consulado de Estambul

RiadActualizado:

El ministro del Interior saudí ha negado las informaciones sobre el asesinato del periodista crítico Jamal Khashoggi en el consulado de ese país en Estambul, que ha calificado de «mentiras y acusaciones sin fundamento».

«Lo que ha estado circulando sobre las órdenes de matarlo son mentiras y acusaciones infundadas contra el Gobierno del Reino, que está comprometido con sus principios, reglas y tradiciones y cumple con las leyes y convenciones internacionales», dijo el príncipe Abdulaziz bin Saud bin Naif bin Abdulaziz, en un comunicado difundido por la agencia oficial saudí SPA.

Khashoggi desapareció el pasado día 2, tras entrar en el consulado saudí para recoger unos documentos oficiales necesarios para su boda con su novia turca.

La semana pasada, amigos del columnista de «The Washington Post» aseguraron tener la certeza de que fue asesinado en el consulado, e incluso de que su cadáver fue troceado y sacado en maletas.

El ministro del Interior elogió la cooperación con Turquía para investigar lo sucedido «a través de la Comisión de Investigación Conjunta y otros canales oficiales, destacando la importancia del papel de los medios de comunicación en la transferencia de hechos y que no afecte a la investigación y los procedimientos judiciales».

El príncipe también quiso destacar «el interés del Reino» por sus ciudadanos y «en particular en aclarar toda la verdad sobre la desaparición del ciudadano Jamal Khashoggi».

Ayer, el «Washington Post» reveló que el Gobierno turco había informado a funcionarios de EE.UU. de que dispone de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que Khashoggi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.

En las grabaciones se muestra que Kashoggi fue detenido en el consulado por un equipo de seguridad, que después le mató y desmembró su cuerpo, según el diario, que cita como fuentes a funcionarios turcos y estadounidenses.

Coincidiendo con este suceso, el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, ha anunciado que no acudirá al foro económico Future Investment Initiative (Iniciativa de Inversión Futura), que está previsto para finales de este mes en Arabia Saudí.

En las últimas horas varios patrocinadores e invitados han anunciado que cancelaban su participación en la conferencia, que se desarrollará entre el 23 y el 25 de octubre, en protesta por la desaparición del periodista saudí.

Por otra parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea hablar «en algún momento» con el rey saudí, aunque minimizó las críticas al historial de derechos humanos de Arabia Saudí. «Le llamaré. En algún momento llamaré al rey Salmán. Hablaré con él, sí», apuntó Trump en declaraciones a los periodistas en Cincinatti (Ohio).

«Mucha gente está tratando de enterarse (de qué pasó con Khashoggi), no solo nosotros, porque esta podría ser una situación realmente difícil», agregó el mandatario, en aparente referencia a su posible asesinato. Trump prometió que llegará al fondo de lo ocurrido y aseguró que «nadie lo sabe aún», aunque «la gente está empezando a formarse ideas».