El portaaviones USS Carl Vinson
El portaaviones USS Carl Vinson -  EFE

Corea del Norte se declara «lista» para responder a EE.UU. frente «a todo tipo de guerra»

La Casa Blanca pretende impedir nuevos ensayos nucleares y de misiles

Corresponsal en PekínActualizado:

Con un espíritu más propagandista que realista, Corea del Norte se declaró ayer lista para la guerra contra Estados Unidos, que ha enviado cerca de sus aguas una flotilla capitaneada por el portaaviones nuclear Carl Vinson para impedirle nuevos ensayos nucleares y de misiles. A través de la agencia estatal de noticias KCNA, el régimen del joven dictador Kim Jong-un respondía así de amenazador al presidente Trump, quien ya ha lanzado un serio aviso a navegantes con el bombardeo la semana pasada de una base aérea siria.

En otro alarde de fuerza, la Casa Blanca ha ordenado al grupo de ataque del Carl Vinson, formado por varios barcos con sistemas antimisiles, que se dirija hacia la Península Coreana. «Esto viene a demostrar que los movimientos temerarios por invadir la República Democrática Popular de Corea han alcanzado una fase peligrosa», advirtió un portavoz de su Ministerio de Exteriores citado por la KCNA. Recurriendo al belicoso tono habitual del régimen, aseguró que Corea del Norte «está preparada para reaccionar a cualquier modo de guerra deseado por EE.UU.»

El Día del Sol

Con la presencia de este superportaaviones de la clase Nimitz y su escuadra, la Armada estadounidense pretende intimidar al régimen de Pyongyang para que no lleve a cabo más pruebas atómicas ni dispare más cohetes. Gracias a las imágenes captadas por sus satélites espía, que han detectado movimiento de camiones y personal militar en su silo nuclear, Washington sospecha que Corea del Norte podría hacer detonar una nueva bomba atómica o probar un misil intercontinental para celebrar esta semana la efeméride más importante de su calendario: el Día del Sol. Así se conoce al aniversario, el 105 en esta ocasión, del nacimiento del padre de la patria y abuelo del actual dictador, Kim Il-sung.

Músculo militar

Al tratarse de una ocasión especial que moviliza a los norcoreanos con festejos por todo el país, no parece probable que Kim Jong-un la enturbie con una nueva provocación que desafiaría directamente a la Casa Blanca. Pero todo apunta a que el régimen lucirá músculo militar con un gran desfile el sábado, aniversario de Kim Il-sung, o el próximo día 25, cuando se conmemora la fundación del Ejército norcoreano.

A pesar del repunte de la tensión, los expertos no creen que haya un enfrentamiento armado. «Las opciones de una medida final como un ataque preventivo son muy bajas. En caso de una acción militar, EE.UU. tendrá que evacuar antes a sus 200.000 nacionales en el Sur», razona para la agencia Yonhap el profesor Yang Moo-jin, de la Universidad de Estudios sobre Corea del Norte.

Para rebajar esta escalada, el máximo responsable de la diplomacia del Gobierno de Estados Unidos, Rex Tillerson, ya ha dicho que no busca un cambio de régimen en Pyongyang, sino su desnuclearización. Otra cosa, claro está, es que lo consiga.