El periodista saudí Jamal Khashoggi
El periodista saudí Jamal Khashoggi - AFP
Según la CNN

Fuentes turcas confirman que Arabia Saudí descuartizó al periodista Jamal Khashoggi

El cónsul de Arabia Saudí en Estambul ha abandonado Turquía este martes

CORRESPONSAL EN NUEVA YORKActualizado:

El cadáver de Jamal Khashoggi fue cortado en trozos después de su asesinato en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, según ha asegurado un alto cargo turco a la cadena estadounidense CNN.

El periodista saudí, crítico en los últimos años con el régimen de su país, especialmente con el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, desapareció el pasado 2 de octubre, después de que acudiera a la legación diplomática para tramitar documentos para su boda, prevista al día siguiente.

El relato oficial de los hechos ha variado con el paso de los días y en función de quién lo contara. Las autoridades turcas han apuntado desde el principio a una operación orquestada por Arabia Saudí para acabar con un disidente. Publicaron vídeos en los que se mostraba a un supuesto operativo de agentes enviados por Arabia Saudí a Estambul el mismo día en que Khashoggi tenía su cita en el consulado. Varias fuentes turcas aseguraron además que tienen pruebas sonoras de la desaparición de Khashoggi, que sufrió un interrogatorio, torturas y, finalmente, asesinato. Según aseguraron a «The New York Times», el grupo de saudíes incluía a un doctor especializado en autopsias y entre el material que llevaban había una sierra para cortar hueso, que se habría utilizado para desmembrar al periodista disidente.

Arabia Saudí ha negado tajantemente que esté detrás de la desaparición de Khashoggi, una versión que por ahora también contenta al presidente de EE.UU., Donald Trump, que tiene en la monarquía saudí a uno de sus principales aliados económicos y estratégicos en Oriente Medio.

Desde el lunes, hay informaciones que apuntan a que Arabia Saudí presentará un informe con conclusiones sobre sus investigaciones del suceso que apuntarán a que el operativo actuó por cuenta propia, sin que Riad ordenara ni conociera la operación. Ese mismo día, trece días después de la desaparición de Khashoggi, un equipo conjunto de saudíes y turcos entraron por primera vez en el consulado para investigar lo ocurrido.

Ayer, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erodgan, solo aseguraba que esperaba los resultados «lo antes posible» y que la investigación examinaba aspectos como la presencia de «materiales tóxicos y cómo se eliminaran pintando encima de ellos».

Trump deslizó también el lunes que la desaparición de Khashoggi podría haber sido ejecutada por un grupo de «asesinos por cuenta libre», una versión que sigue el guión de planteará Arabia Saudí.

Según la agencia de noticias turca Anadolu, cercana al Gobierno de Erdogan, el cónsul general de Arabia Saudí en Turquía, Mohammed Otaibi, ha salido del país.