El Congreso de Ecuador busca una salida pacífica a la revuelta contra Gutiérrez

Aunque ayer se redujeron las protestas contra el presidente, diferentes sectores amenazan con extenderlas a todo el país

ÁNGELA LÓPEZ BOCCA. CORRESPONSAL/
Actualizado:

GUAYAQUIL. Ante la preocupación de la comunidad internacional por la compleja situación político-judicial que vive Ecuador; el rechazo de la opinión pública nacional y las manifestaciones diarias de grupos sociales de Quito en contra del presidente, Lucio Gutiérrez, la clave para la solución de la crisis estaba ayer en el Congreso Nacional. Su presidente, Omar Quintana, convocó ayer por la tarde, hora local, una sesión extraordinaria. El Partido Sociedad Patriótica, en el poder, confiaba en que esta sesión extraordinaria pusiera punto y final a la crisis de la Corte Suprema, cuyos miembros fueron destituidos el pasado viernes, afirmó su dirigente, Gilmar Gutiérrez, hermano del máximo mandatario.

Miles de quiteños volvieron a salir el sábado por la noche a puntos estratégicos de la capital para protestar por el estado de excepción que había decretado Gutiérrez, quien se vio obligado a derogarlo tan sólo 19 horas después. La multitudinaria manifestación que exigía la renuncia del presidente, que llegó al Palacio de Carondelet, fue reprimida a medianoche por la Policía con gases lacrimógenos, cuando ya se había derogado el estado de emergencia. Ayer se restableció una relativa calma en Quito, a pesar de que grupos aislados siguieron manifestándose con los bocinas de sus vehículos en distintos puntos de la capital.

Mientras tanto, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, convocó para hoy a las fuerzas vivas a participar en caravanas motorizadas como medida de protesta contra el presidente. También los indígenas tienen previsto movilizarse a partir de hoy. El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie), Luis Macas, anunció el comienzo de cierres de carreteras y otras acciones en todo el país, que no se detendrán hasta lograr la renuncia del jefe de Estado. Macas calificó a los manifestantes de Quito de «heroicos».

A pesar de que son muchas las manifestaciones de rechazo, no han llegado a ser hasta el momento tan multitudinarias como las que provocaron el derrocamiento de los ex presidentes Abdalá Bucaram, en 1996, y Jamil Mahuad, en 1999. Esta última fue dirigida por el propio ex coronel Gutiérrez, con el apoyo del movimiento indígena y sectores de las Fuerzas Armadas.

Fracaso de la reunión

Mientras tanto, diputados de la oposición se «autoconvocaron» a una sesión en el Congreso, que fracasó por falta de asistencia. El grupo de la oposición aseguró que tendría 55 votos a su favor, de los 51 necesarios para poder celebrar la sesión. El presidente del Congreso, Omar Quintana, afín al Gobierno de Gutiérrez, había convocado a las 16:00 hora local de ayer la sesión extraordinaria. No obstante, los diputados de oposición del Partido Social Cristiano (PSC) y de la Izquierda Democrática (ID), Luis Fernando Torres y Guillermo Landazuri, respectivamente, dijeron que tenían intención de acudir a la convocatoria, pero que no se acogerían a la agenda de Quintana porque, según ellos, «intenta que el Parlamento reconozca la inconstitucionalidad cometida por Gutiérrez». La oposición pretende dejar sin efecto los nombramientos del pasado diciembre de la Corte Suprema de Justicia presidida por Guillermo Castro, amigo del ex presidente Abdalá Bucaram.

Para que tanto el bloque oficialista -formado por diputados del Partido Roldosista Ecuatoriano (PRE), cuyo líder es Bucaram, y el Partido Sociedad Patriótica (PSP) de Gutiérrez- o el de oposición -integrado por el PSC y la ID-, tengan una mayoría, deben entrar en juego los votos del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), de Álvaro Noboa.

El protagonista oculto

El ex candidato presidencial y multimillonario bananero ha sido el protagonista oculto de la inestabilidad vivida en el Poder Judicial en los últimos meses. Con los votos de sus diputados se logró la formación de la Corte Suprema el pasado diciembre. Sin embargo, pocas semanas después se distanció de Lucio Gutiérrez después de que el tribunal permitiera el retorno del ex presidente Abdalá Bucaram

El PRIAN no parecía ayer tener una posición definida frente a la convocatoria de la sesión extraordinaria del Congreso.

En las últimas semanas, las fuerzas políticas en el Legislativo han tratado de ponerse de acuerdo infructuosamente para tramitar una ley que reforme la designación de los magistrados del Poder Judicial, que tradicionalmente han sido nombrados por las fuerzas de la mayoría en el Congreso Nacional.