Vista de la ciudad de Brisbane
Vista de la ciudad de Brisbane

Condenan a un australiano que violó a su hija durante 10 años a pagar un millón de dólares

El agresor agredió por primera vez a la mujer durante la década de 1970, cuando esta tenía solamente cinco años

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un juzgado australiano ha condenado a pagar un millón de dólares a un hombre que agredió y violó a su hija hasta en once ocasiones entre los años 70 y 80.

El hombre, adicto a la bebida y que acostumbraba a aterrorizar a su familia, asaltó sexualmente a su hija por primera vez cuando esta tenía solo cinco años y mientras su madre daba a luz a otro bebé en el hospital, según asegura la sentencia dictada por un juzgado de la ciudad de Brisbane el pasado viernes.

La mujer, segunda de un total de seis hijos, fue abusada sexualmente hasta los 15 años, informa «The Guardian». Durante todo ese tiempo trató de evitar al agresor escondiéndose bajo la cama o en el coche familiar por las noches.

Tanto su madre como sus hermanos eran objeto de violencia doméstica cotidiana con amenazas de muerte incluidas, señala el auto. Este clima de tensión llegó a su punto álgido cuando, en una ocasión, el acusado disparó un rifle en el interior del hogar con la intención de intimidar a la familia.

El caso llegó a manos de la justicia australiana en 2014, cuando la agredida presentó una denuncia contra el hombre por las agresiones vividas cuando era una niña. Fue entonces cuando se abrió un proceso de varios años hasta que el agresor fue condenado a prisión. En todo este tiempo, el asaltante ha negado siempre las acusaciones.

La agredida, que ahora ronda los 40 años, ha sufrido repetidos episodios de angustia debido a los traumas, lo que le ha impedido llevar una vida normal. Cuando era adolescente abandonó el instituto por los malos resultados. Más tarde renunció a varios empleos al verse presionada para hablar sobre su pasado. También llegó a declinar ascensos debido a dichas vivencias. Según el fallo, la mujer, que lleva años en tratamiento, adolece de depresión aguda, ansiedad, «flashbacks», pensamientos intrusivos, insomnio, pesadillas y un temor constante hacia su padre.