La comunidad internacional se vuelca en ofrecer ayuda a Chile

Junto con América Latina, España, la UE, EEUU y la ONU han sido de los primeros en ofrecer su ayuda a la presidenta Bachelet

EFE
MADRIDActualizado:

Numerosos países latinoamericanos han reaccionado con rapidez al expresar a Chile su solidaridad y ofrecer su ayuda tras el terremoto de más de 8 grados en la escala Ritcher que ha sacudido el centro y sur del país. Junto con América Latina, España, la UE, EEUU y la ONU han sido de los primeros en ofrecer su ayuda a Chile, donde el terremoto ha causado al menos 214 muertos y un número indeterminado de heridos.

El presidente de la Asamblea General de la ONU, el libio Ali Treki, ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional a desplegar "todos los esfuerzos posibles para asistir con urgencia a Chile después de la catástrofe". La Comisión Europea (CE) anunció inmediatamente, por boca de su presidente, José Manuel Durao Barroso, que está en disposición de destinar 3 millones de euros para ayudar a hacer frente a las necesidades más urgentes y a "hacer todo lo que sea necesario para ayudar a las autoridades chilenas en este difícil trance".

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha enviado un telegrama a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en el que expresa la solidaridad de España con el pueblo chileno y "su disposición para ayudar en todo lo que necesite Chile a partir de ahora". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha expresado la disposición del organismo multilateral para asistir a Chile y ha afirmado que "sigue muy de cerca la evolución de los acontecimientos, incluyendo el riesgo de tsunami en el Pacífico, tras ese intenso sismo ocurrido en Chile". Estados Unidos también ha manifestado su solidaridad y ha dejado en el aire la visita a Chile que tiene prevista para el lunes la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El presidente de EEUU, Barack Obama, ha dicho que su país tiene recursos listos para enviarlos a Chile si así se lo pide su Gobierno, al tiempo que urgió a los residentes de Hawai y la costa oeste que se preparen para la llegada del tsunami. "Tenemos recursos en posición para ser mandados" a Chile, anunció Obama en una declaración desde la Casa Blanca. El mandatario habló por teléfono con la presidenta de ese país, Michelle Bachelet, para ofrecerle la ayuda estadounidense para el rescate y la reconstrucción tras el desastre provocado por el sismo. Obama también le extendió sus condolencias "más sinceras" por las víctimas, que se sitúan en 147, según el último cálculo oficial.

Por su parte, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha afirmado que su gobierno coordina con las autoridades de Chile el contenido de la ayuda y cuándo será enviada. Además, ha dicho que la embajada de su país en Santiago ha establecido un centro de mando y trabaja para garantizar la seguridad de los estadounidenses en las zonas afectadas por el sismo. "Parto para la región mañana y estaré en estrecho contacto con la presidenta Bachelet y otros líderes. Nuestro hemisferio se junta en momentos de crisis y nosotros estaremos del lado del pueblo de Chile en esta emergencia", ha dicho Clinton en un comunicado. "Nuestra apreciación de la situación (en Chile) está cambiando rápidamente y no hemos tomado aún ninguna decisión sobre el viaje de la secretaria", ha dicho la portavoz del Departamento de Estado Megan Mattson.

Consternación de los países vecinos

La presidenta argentina, Cristina Fernández, se ha comunicado con su colega chilena, Michelle Bachelet, para expresar su solidaridad con las víctimas del terremoto y ofrecer "toda la ayuda que fuera necesaria", informaron fuentes oficiales Fernández y Bachelet estuvieron juntas este viernes en la ciudad argentina de Mar del Plata, donde dieron la salida a la regata 'Velas Sudamérica 2010', organizada como parte de las actividades del Bicentenario de la Independencia de varios países de la región, entre ellos Argentina y Chile. Un día después temblaba Chile y también, aunque en menor intensidad, Argentina. Un seísmo de 6,1 grados en la escala de Ritcher ha sacudido la provincia de Salta, en el norte del país; un niño de ocho años ha muerto al caerle encima un muro. El temblor, que no está relacionado con el devastador terremoto chileno, se ha sentido en los distritos argentinos de Jujuy y Tucumán.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, ha manifestado su "preocupación" y "consternación" y ha dado instrucciones al Gabinete de Seguridad de la Presidencia y al Ministerio de Relaciones Exteriores para evaluar la situación y las medidas que Brasil pueda adoptar para ayudar a Chile. "Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Salvador Allende, de Pablo Neruda y (la presidente chilena) Michelle Bachelet", subrayaba el presidente de la República Dominicana, Leonel Fernandez.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, ha ofrecido la cooperación del organismo a su país y mandó "un abrazo fraterno de solidaridad y esperanza" a sus compatriotas. El presidente de Perú, Alan García, ha señalado que su país está "al servicio del Gobierno y el pueblo chilenos para lo que necesiten". También el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha enviado un mensaje de solidaridad a los familiares de las víctimas y ha ofrecido "todos los medios humanos y materiales" de su país para ayudar a Chile a superar la catástrofe.

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, envió un mensaje de solidaridad a los familiares de las víctimas y ofreció "todos los medios humanos y materiales" de su país para ayudar a Chile a superar la catástrofe. El jefe de estado de Ecuador, Rafael Correa, ha mandado un "abrazo solidario" al pueblo y a las autoridades chilenas, ha ofrecido ayuda y enviado "un inmenso abrazo solidario al pueblo chileno, a esa querida amiga que es la presidenta Michelle Bachelet, una mujer extraordinaria". El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha convocado a sus ministros a un reunión de emergencia para organizar la ayuda para los damnificados y expresaba su solidaridad con los chilenos, al igual que han hecho los mandatarios y gobiernos de México, Paraguay, Guatemala.

Solidaridad europea

La jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, ha señalado que "la Unión Europea está plenamente dispuesta a prestar su ayuda al pueblo chileno, y yo me mantendré en contacto con la presidenta (Michelle) Bachelet, así como con el presidente-electo (Sebastián) Piñera", "Estoy siguiendo muy de cerca la situación en Chile tras el gran terremoto sobrevenido en las costas chilenas esta madrugada", sostiene Ashton en un comunicado, en el que asegura que "todos los actores europeos especializados están en estos momentos analizando y evaluando la situación en Chile".

El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, también ha transmitido a Chile sus condolencias por las víctimas del terremoto. El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, ha manifestado su solidaridad y la del pueblo francés con Chile, mientras que el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Guido Westerwelle, ha expresado que "con gran consternación y preocupación hemos recibido la noticia del grave terremoto ante las costas de Chile".