Un hombre contempla una de las fotografías expuestas en «Fotos en el camino: refugiados»
Un hombre contempla una de las fotografías expuestas en «Fotos en el camino: refugiados» - DIONISIO CAÑAS

El compromiso de artistas, fotógrafos e ilustradores para traer una familia de refugiados sirios a Tomelloso

La asociación Acento Cultural, asentada en la localidad manchega, ha desarrollado una iniciativa para concienciar a la población sobre esa crisis humanitaria

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Turquía para atajar la crisis de los refugiados, cerrado el pasado marzo, no solo ha provocado la indignación de grandes organizaciones humanitarias como Médicos sin Fronteras, que se ha negado a recibir financiación de las instituciones comunitarias, sino también de asociaciones más humildes. En Tomelloso, localidad manchega de 38.000 habitantes, Acento Cultural ha puesto en marcha una iniciativa para concienciar a los ciudadanos del sufrimiento padecido por quienes han tenido que abandonar su hogar, cruzar sus fronteras e iniciar una peligrosa travesía por culpa de la guerra y la violencia. No es para menos. Según datos proporcionados por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), un total de 3.771 personas perdieron la vida en el Mediterráneo en 2015.

«A raíz del acuerdo de la Unión Europea con Turquía unos amigos contactaron con nosotros y entonces iniciamos lo que denominamos el proyecto Tomelloso por Siria» (en la red social Twitter, #TomellosoForSyria), explica Ricardo Ortega a ABC. El director de Acento Cultural, que recuerda que su asociación ya cuenta con una trayectoria de cuatro años, ha impulsado esa iniciativa con la colaboración de artistas, fotógrafos e ilustradores no solo para concienciar a los ciudadanos del drama del Mediterráneo, sino también para alcanzar un propósito concreto: «Traer una familia siria a la localidad». Un desafío que asumen «con mucha ilusión, porque creemos que Tomelloso es una ciudad cercana y abierta que tiene capacidad suficiente para darles residencia y trabajo». Esta acción solidaria, que cuenta con el respaldo de todos los grupos políticos municipales, suple además la ineficacia de Bruselas frente al drama humanitario. Entre julio y septiembre de 2015, el Consejo Europeo acordó un programa de reubicación y reasentamiento de refugiados que hoy es agua de borrajas.

«Hemos tenido 45 artistas y 73 obras», indica Ortega. «Artistas de la talla, en el campo de la fotografía, de Valerio Vicenzo, Gabriel Brau, José Manuel Franco, Raquel Palomino; en el mundo del arte de Clara López Cantos, Sonia Torres Cantón, Manuel Buendía, Dionisio Cañas, Francis Naranjo, Verónica Bueno y Felipe Montero; y luego ilustradores, como Jorge Arranz y Claudia Bonet», explica a ABC, agradeciendo también la ayuda proporcionada por la galería Fúcares, con sede en Almagro. El siguiente paso consiste en obtener financiación para sacar adelante el proyecto. Para lograrlo, Acento Cultural celebró una subasta con obras de los artistas colaboradores el pasado sábado. «Unas piezas se han vendido, otras no. Esas saldrán por internet en las próximas semanas, seguramente desde nuestra página web y las redes sociales», señala el director de la asociación. El dinero les servirá «para que la familia pueda empezar su vida aquí», y también para sufragar «cualquier gasto que haya» durante la tramitación de su llegada.

Una oportunidad

Los ciudadanos asistentes a las actividades solidarias de Acento Cultural reivindican la labor de la asociación, aunque también piden que otros vecinos de Tomelloso se animen a involucrarse con el proyecto. «El fin es muy bueno y aparte es una posiblidad de adquirir arte a precios asequibles y colaborar», explica Ana Lomas, residente en la localidad manchega. Como explica esta directora teatral a ABC, la iniciativa logra concienciar gracias a «ciertas fotografías o ciertas ilustraciones», pero lamenta que algunas obras no fueran compradas durante la subasta. «Espero que a través de internet se vendan, porque todos los fondos son pocos», comenta en ese sentido. Y por eso manifiesta su agradecimiento al ayuntamiento de la ciudad, ya que el consistorio «dejó un espacio» para exponer al público los trabajos cedidos.

«Participo en una exposición al aire libre en un camino, que se llama 'Fotos en el camino: refugiados', y que enseña imágenes en tamaño grande de los refugiados que hicieron algunos fotógrafos con los que coincidí en la isla de Lesbos», explica Dionisio Cañas, uno de los artistas que ha colaborado con el proyecto. Para acercar las obras al público, Cañas ha decidido mostrarlas en el lugar de trabajo de los vecinos, en el campo, situándolas así en un espacio accesible para quienes «normalmente no van a exposiciones». Su objetivo, consistente en «crear empatía» en los asistentes, también ha contado con la ayuda del documental «I am you», rodado junto a la periodista Carla Fibla en Grecia.

«Se lo agradecemos mucho a la gente que ha participado», señala Ortega. «Nuestro objetivo es mostrar que la cultura no entiende de fronteras», concluye.