Cientos de miles de cubanos son evacuados ante la llegada del huracán «Dennis»

Agencias/La Habana
Actualizado:

Cientos de miles de cubanos han sido evacuados poco antes de que impacte en la isla de Cuba el devastador huracán Dennis, con vientos de 215 km/h, intensas lluvias y penetraciones del mar que ya comenzaron a causar estragos e inundaciones.

Dennis, con categoría 4 en la escala Saffir-Simpson de 5 y primer huracán de la temporada, entrará la tarde de este viernes a Cuba por la costa sur de la isla, atravesará el país por todo el centro, sobre las provincias de La Habana -incluyendo la capital-, Cienfuegos, Matanzas, Villa Clara y Sancti Spíritus.

La influencia del huracán empezó a causar daños desde la noche del jueves, cuando golpeó con fuerza las orientales provincias de Camagüey, Granma y Santiago de Cuba, al pasar por sus mares cercanos.

Poblaciones de esas provincias sufren ya los estragos del feroz huracán, por las inundaciones provocadas por las precipitaciones y penetraciones del mar, y los vientos que dejaron árboles derribados y viviendas destechadas, según imágenes de la televisión local.

Cuando rozó hacia la medianoche Cabo Cruz (Granma), en el extremo sureste de la isla, el ciclón formó olas gigantes y la población quedó totalmente a oscuras debido a un corte de energía programado para evitar accidentes.

La mañana de este viernes, Dennis estaba ubicado a 440 km al sureste de La Habana, desplazándose hacia el noroeste a 26 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Miami (Florida, EEUU).

"La furia del peligroso huracán Dennis se dirige hacia el centro y oeste de Cuba" en su ruta hacia Florida y el Golfo de México, de acuerdo con el informe del CNH, que coincide con el Instituto de Meteorología de Cuba (IMC).

Cientos de miles de personas a lo largo del país fueron llevados a albergues, junto con animales y alimentos que fueron trasladados a lugares seguros, afirmó a la prensa Domingo Carretero, jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil.

En La Habana, que amaneció con el cielo encapotado, los habitantes se apresuraban esta mañana a abastecerse de alimentos y agua; mientras que aseguraban ventanas y limpiaban desagües a la espera de las lluvias en horas de la tarde.

La Defensa Civil de Cuba activó sus puestos de mando en provincias y municipios, preparando lugares seguros, alimentos y atención médica para evacuados, mientras el Ministerio de Educación suspendió las actividades docentes.

Al frente de la gigantesca movilización que ha generado en la isla la amenaza del ciclón está el propio presidente Fidel Castro, quien la noche del jueves en una comparecencia en televisión pidió a los cubanos enfrentar los embates del fenómeno con disciplina.

"Este ciclón fracasará también aquí, y nosotros responderemos a los daños (...) Tenemos una importante maquinaria de organización y defensa, que funciona como un reloj", manifestó.

El Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba ordenó la suspensión de los vuelos nacionales y el desvío de los internacionales hacia provincias del oriente, incluso Holguín, donde el huracán no tiene gran influencia.

En su paso por el Caribe, Dennis ya golpeó a Jamaica y Haití, con copiosas lluvias, carreteras anegadas, deslizamientos de terrenos, comunidades aisladas e interrupciones al servicio eléctrico. En menor grado afectó a República Dominicana e Islas Caimán.

En su ruta al Golfo de México, donde golpearía el domingo o el lunes, podría provocar la cuarta interrupción en la producción de petróleo crudo. Los mercados petrolíferos están preocupados y ello se ha visto reflejado en el repunte del precio del crudo ligero en los mercados neoyorquinos, donde ha superado los 61 dólares por barril.

Según los pronósticos del IMC, el huracán entrará a territorio cubano por la costa de Cienfuegos y saldrá por el noreste de La Habana la noche de este viernes o en las primeras horas del sábado.