Chávez ordena a la Justicia el cierre de Globovisión

LUDMILA VINOGRADOFF | CARACAS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sin mencionar el canal por su nombre, el presidente Hugo Chávez ordenó ayer jueves el cierre de Globovisión en su maratoniano programa “Aló presidente” de cuatro días, al tiempo que suspendía toda operación de compra-venta de los medios radioeléctricos privados de Venezuela.

Chávez pidió a las autoridades del país "actuar" contra los medios de comunicación que "envenenan" a la población. Se dirigió al ministro de Obras Públicas y Vivienda, bajo cuyo despacho se encuentra la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, "Diosdado Cabello estoy esperando", dijo, en referencia a la orden por él dada la semana pasada para investigar las posibles medidas contra Globovisión.

El presidente venezolano llegó incluso a pedir la renuncia a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia y la fiscal Luisa Ortega Díaz si no están dispuestos a actuar contra el "envenenamiento mediático" de Globovisión. "Señora fiscal, le hago un emplazamiento público para que usted, con sus fiscales, cumpla con su obligación ante el pueblo que para eso están allí. Señora presidenta del TSJ (Luisa Estella Morales), con todos los magistrados y tribunales, cumplan con su obligación que para eso están allí y, si no, renuncien y que gente con coraje asuma", dijo el mandatario, en la edición especial de su programa dominical, emitido desde La Cañada de Urdaneta (Zulia).

Manifestó que la Fiscalía debería actuar luego de que una persona afirmara en un programa de televisión que el presidente acabaría cabeza para abajo como Benito Mussolini. "Debería estar preso porque eso es un delito", consideró.

Globovisión es el segundo canal en problemas con el gobierno después del cierre de su señal abierta de Radio Caracas Televisión, RCTV, hace dos años.

“Están incitando a mi asesinato”, dijo al referirse a que el editor de El Nuevo País, Rafael Poleo, comentó en octubre pasado en un programa de Globovisión que Chávez terminaría colgado como Mussolini.

“No me lo pueden dejar a mí nada más, es problema de todos, de toda la sociedad. Yo voy a esperar a que se cumpla lo que tiene que cumplirse”. Y señaló que si no se cumple con la ley, entonces “lo haré yo mismo, por mis propios medios, como otras veces”.

Suspenden la venta de medios

Otro anuncio sorpresivo de su gobierno fue un comunicado emitido por el Servicio Autónomo de Registros y Notarías en el que informa que los bienes que posean los medios radioeléctricos no pueden ser traspasados, vendidos ni sometidos a otro tipo de trámite, sin previa autorización.

El texto completo dice: “tengo el agrado de dirigirme a ustedes, en la oportunidad de enviarles un cordial saludo revolucionario y bolivariano e informarles que en cumplimiento de las instrucciones impartidas por el ciudadano Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, se prohíbe la protocolización y/o autenticación de documentos de venta, traspaso, permuta u otros tipos de trámites relacionados con medios radioeléctricos, sin previa autorización del titular de este despacho o del Ministerio del Poder Popular de Obras Públicas y Vivienda”.

Hay que destacar que las notarías y los registros de Venezuela están en manos de los cubanos.