Una mujer indígena partidaria de Hugo Chávez en la marcha de ayer en Caracas. AFP

Chávez intenta sin éxito igualar a la oposición con una contramarcha en la capital de Venezuela

El régimen chavista sostiene que la cifra de más de un millón de manifestantes congregados el pasado jueves es un montaje de los medios de comunicación

LUDMILA VINOGRADOFF. CorresponsalCARACAS.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente convocó ayer una multitudinaria contramarcha para medir fuerzas, pero le costó igualar el millón doscientos mil manifestantes opositores que marcharon el jueves pasado cuya cifra, corroborada por especialistas, calificó de «montaje» de las televisiones. Al tomar la palabra durante el acto, al que asistieron cientos de miles de sus seguidores, Hugo Chávez ordenó una cadena nacional de radio y televisión para dar un mensaje al país.

Un día antes de la convocatoria, en su programa «Aló Presidente», acusó a las agencias de noticias de «mentirosas» y reveló que «estuve a punto de dar la orden para tumbar la señal de los canales de televisión» cuando estaban transmitiendo la marcha opositora del pasado jueves porque sospechaba supuestas acciones golpistas.

«Del amor y no del odio»

La denominada «Marcha por la Paz y la Democracia» chavista recorrió más de ocho kilómetros desde el Poliedro en la Avenida Intercomunal del Valle hasta la céntrica avenida Bolívar de la capital venezolana. El vicepresidente José Vicente Rangel dijo que la marcha oficialista «tenía dos millones de personas» y el alcalde de Caracas, Freddy Bernal, aseguró que la suya superaba a la de la oposición, la cual en su opinión fue presuntamente «manipulada» por la televisión. Rangel afirmó que «no habrá golpe ni huelga ni salidas inconstitucionales. Esta marcha es del amor y no del odio».

Por su lado Chávez dijo que iba a congregar «diez millones de personas», cuando en Caracas hay sólo cuatro millones de habitantes. En su respuesta al ultimátum de la oposición reiteró que a Venezuela no la iba a parar nada ni nadie, en referencia al paro cívico general convocado para el próximo día 21 por los sindicatos y empresarios.

Simultáneamente, la opositora Coordinadora Democrática organizó una misa en La Carlota, al Este de Caracas, dedicada a la memoria de los diecinueve manifestantes muertos durante la marcha del día 11 de abril, cuando Chávez fue depuesto del cargo 48 horas.

La Coordinadora Democrática, que agrupa a 36 organizaciones civiles y catorce partidos de la oposición, ratificó ayer el ultimátum para que Chávez responda este miércoles acerca de la dimisión solicitada, que en caso negativo lanzará una huelga el día 21. La organización también aprobó un pacto de transición para un nuevo Gobierno.