Nicolás Maduro celebra con su esposa la victoria en las cuestionadas elecciones presidenciales del domingo
Nicolás Maduro celebra con su esposa la victoria en las cuestionadas elecciones presidenciales del domingo - Efe

Catorce países de América llaman a consultas a sus embajadores en Venezuela tras las elecciones

Los miembros del llamado Grupo de Lima reducen «sus relaciones diplomáticas» con el régimen de Maduro tras el fraude en los comicios del domingo. España, la UE y EE.UU. también desconocen sus resultados

Madrid / Lima Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El fraude clamoroso en la reelección de Nicolás Maduro este domingo ha intensificado la presión, tanto de la comunidad internacional como de la oposición en Venezuela, para poner fin al régimen bolivariano y abrir una transición democrática en el país.

Buena parte de los gobiernos democráticos del continente americano, así como la UE, han rechazado el resultado de las elecciones presidenciales, en las que aprecian irregularidades que las apartan de lo que debería ser un proceso democrático. Los catorce miembros del Grupo de Lima reducirán «el nivel de sus relaciones diplomáticas» con el régimen bolivariano y han llamado a consultas a sus embajadores en Caracas, al tiempo que anunciaron que convocarán a los respectivos embajadores de Venezuela, para expresar su protesta. Este grupo lo forman Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Donald Trump tampoco ha dejado pasar el tiempo y el lunes impuso nuevas sanciones contra Venezuela. El presidente de EE.UU. firmó una orden ejecutiva que limita al gobierno de Maduro la venta de deuda y activos públicos en territorio estadounidense.

Por su parte, España estudiará, junto a sus socios europeos, «la adopción de medidas oportunas», ante las «deficiencias democráticas fundamentales» y «graves irregularidades» apreciadas, según un comunicado. El propio Mariano Rajoy aseguró a través de Twitter que «no se han respetado los mínimos estándares democráticos».

Además, 23 expresidentes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), entre ellos José María Aznar y Felipe González calificaron los comicios de «farsa electoral» y reclamaron no reconocer sus resultados de los comicios.

En el interior, el Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL), la coalición opositora de la sociedad y los partidos políticos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), lanzó un llamamiento para fortalecer la unidad de los venezolanos y comprometerse para lograr unas verdaderas elecciones limpias y justas en diciembre. El FAVL aseguró que la «farsa» quedó «totalmente deslegitimada a nivel nacional e internacional, gracias a la posición firme que adoptó la ciudadanía», al negarse a participar en el fraude electoral, cuyos resultados ya estaban arreglados mucho antes de su ejecución». Uno de sus miembros, el diputado Juan Pablo Guanipa, señaló que la lucha por restituir el orden constitucional se intensificará. «Venezuela hizo un ejercicio de desobediencia masiva» para lograr que «realmente se fije una fecha y haya elecciones libres en este país», indicó.

El Consejo Nacional Electoral publicó el lunes los resultados oficiales definitivos. Sobre un censo de más de 20 millones de electores, dijo haber registrado una abstención del 54%. Aunque este dato es uno de las más altos de la historia, la empresa demoscópica Meganálisis la eleva a cerca del 88%, de modo que únicamente habrían depositado su papeleta 3,6 millones de electores.

De acuerdo con los datos oficiales, Maduro habría superado los seis millones de votos, casi el 68% de los emitidos, mientras que el exchavista Henri Falcón sería segundo con el 21% de los sufragios y el pastor evangélico Javier Bertucci, tercero con el 10,8%.

Los boletines de participación extraoficiales se compadecen mejor con el ambiente de desolación que registraban los 14.000 centros electorales durante toda la jornada del domingo, con calles vacías y urnas solitarias.

Falcón pide nuevos comicios

Tras haberse desmarcado de la mayor parte de la oposición y participar en los comicios, Falcón aseguró en la misma noche electoral que rechazaba los resultados, alegando las irregularidades que reflejan la más de 200.000 denuncias recibidas. Según dijo, en más de la mitad de los 14.000 colegios el chavismo impidió acceder a testigos opositores y las puertas siguieron abiertas hasta tres horas después de la hora de cierre fijada (18.00). Tanto Falcón como Bertucci pidieron a Maduro repetir las elecciones, bien en octubre o bien en diciembre, cuando lo establece la Constitución.