Berta Soler, actual presidenta de Damas de Blanco, en manos de agentes de seguridad en 2010
Berta Soler, actual presidenta de Damas de Blanco, en manos de agentes de seguridad en 2010 - Reuters

Casi 300 opositores detenidos en Cuba durante el mes de la designación de Díaz-Canel como presidente

«Nada ha cambiado en Cuba», afirma la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Aquí nada ha cambiado», aseguraba este sábado desde La Habana Berta Soler, presidenta de Damas de Blanco. Mientras conversaba con ABC por teléfono, en el exterior agentes policiales mantenían cercada la sede de esta organización pro derechos humanos, práctica ya habitual con la que la dictadura cubana trata de impedir el acceso de sus integrantes al inmueble.

La designación de Miguel Díaz-Canel como presidente el pasado 19 de abril, en sustitución de Raúl Castro, no ha traído consigo hasta ahora una menor represión política. El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) registró el pasado mes al menos 288 detenciones arbitrarias en la isla, en una amplia mayoría de mujeres, hasta 216. «Damas de Blanco volvió a ser la organización más afectada por las acciones represivas del Gobierno, además de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y el Movimiento Cubano Reflexión», señala el último informe del OCDH, difundido este sábado, según el cual al menos cinco activistas siguen arrestados.

Los motivos más recurrentes, indica, fueron «la asistencia de las integrantes de Damas de Blanco a misa, acciones contestatarias y protestas contra las elecciones fraudulentas en las que Díaz-Canel fue designado presidente».

Aumento de la agresividad en la represión

Más allá del número de detenciones -con una ligera disminución frente a las 340 registradas en marzo-, se aprecia «un aumento en la agresividad» por parte de las fuerzas del régimen como forma de «amedrentar» a la población y «apagar la voz de la sociedad civil», asegura Alejandro González Raga, ex preso político exiliado en España y director ejecutivo del Observatorio. En este sentido, advierte de palizas a mujeres y de que en zonas del interior, donde apenas llegan los medios internacionales, las acciones represoras son «más violentas».

Berta Soler coincide en que «la represión se está recrudeciendo». «El único cambio que hubo» fue sustituir «el nombre de Raúl Castro por Díaz-Canel», aunque el primero es el que «sigue mandando», asegura.

La Policía impide acudir a misa

Según la presidenta de Damas de Blanco, «no menos de doce policías» vigilan la sede de la organización cada semana durante 72 horas entre jueves y domingo, aunque en ocasiones como el relevo presidencial o el Primero de Mayo el dispositivo se extiende hasta diez días. Además, a los uniformados se unen agentes de paisano de la Seguridad del Estado.

Damas de Blanco surgió tras la ola represiva de 2003 conocida como Primavera Negra y se hicieron célebres por su recorrido en silencio al salir de misa en la iglesia de Santa Rita para pedir la libertad de sus familiares. Soler denuncia que el régimen busca impedir que se reúnan y que ejerzan su «libertad religiosa» yendo a Santa Rita o a cualquier otra parroquia.