Casarse con un refugiado en Alemania como medida solidaria

«Todavía no estás casado? Tal vez podrías enamorarte de alguien que todavía no tiene derecho a quedarse aquí. Podría pasar ¿verdad? ¡Mantente abierto!», es el mensaje difundido por la ONG Alemania Lifeline

Corresponsal en BerlínActualizado:

A menudo la organización Alemania Lifeline, cuyo barco ha protagonizado varios polémicos rescates en el Mediterráneo, ha sido acusada de atraer involuntariamente a más inmigrantes. El pasado mes de junio, cuando permaneció una semana con 234 rescatados a bordo, hasta que Malta accedió a dejarlos desembarcar, el asunto terminó con el capitán del barco con bandera holandesa Claus-Peter Reisch ante los tribunales malteños y todavía pendiente allí de juicio. Pero la última iniciativa en sus redes sociales da un paso más allá. Lifeline invita a los alemanes a casarse con refugiados para otorgarles así un estatus de extranjería que les permita quedarse en Alemania. Una boda como medida solidaria.

«Todavía no estás casado? Tal vez podrías enamorarte de alguien que todavía no tiene derecho a quedarse aquí. Podría pasar ¿verdad? ¡Mantente abierto!». Este es el mensaje difundido por Lifeline en Twitter el pasado 23 de enero y con el que sugieren poco veladamente la opción de bodas de interés para facilitar a inmigrantes ilegales su permanencia en Alemania. «Es un escándalo», opina el experto en Seguridad e Interior de la CDU, Phillipp Amthor, en declaraciones a Bild, «esta absurda llamada a supuestos matrimonios demuestran que determinados rescates marítimos persiguen en realidad agendas mucho más amplias que el salvamento de la vida de esas personas». «Pretenden burlar nuestras leyes de inmigración con su ideología de izquierda y pasarse nuestro Estado de Derecho por las narices», ha acusado a la organización, en un tono similar al utilizado por el vicepresidente del Partido Liberal (FDP), Michael Theuer, que ha dicho que «la organización se desacredita a sí misma con esta casi llamada al matrimonio ficticio, y lo peor es que no solo se desacredita a sí misma sino también a muchas otras organizaciones que pretenden ayudar a los refugiados respetando la legalidad». «Obviamente, Lifeline tiene un objetivo político extremo y no puramente humanitario», concluy Theuer.

Tras las numerosas e indignadas reacciones, la organización rechaza las acusaciones y mantiene que fue «meramente una convocatoria de donaciones para los rescates en el mar». «No se hablaba de matrimonios sino de amor», ha dicho el cofundador de Lifeline Axel Steier, pero solamente después de que los usuarios de Twitter lo hubieran entendido unánimemente de otra manera. «Seguramente no es suficiente para establecer una responsabilidad penal, está bien calculado», dice el criminalista Matthias Waldraff, «pero que está hablando de matrimonios ficticios es algo obvio».