Manifestantes en El Paso piden el fin del odio y el racismo
Manifestantes en El Paso piden el fin del odio y el racismo - EP

La Casa Blanca invita a las tecnológicas para analizar el aumento del extremismo en internet

Tras los tiroteos de El Paso y Dayton, preocupa el aumento de la violencia en portales de la red

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Casa Blanca ha invitado este jueves a las grandes empresas tecnológicas de EE.UU. a una reunión este viernes para analizar el aumento del extremismo en internet, un encuentro que llega tras los tiroteos de El Paso (Texas) y Dayton (Ohio), donde murieron en total 31 personas.

La Casa Blanca no detalló qué empresas han sido invitadas y tampoco explicó si el presidente estadounidense, Donald Trump, estará presente en la cita.

En un comunicado, una de las portavoces de la Casa Blanca, Judd Deere, se ha limitado a decir: «La Casa Blanca ha invitado a empresas de internet y tecnología para un debate sobre el extremismo en internet. El encuentro tendrá lugar el viernes e incluirá altos funcionarios de la Administración, junto a representantes de un amplio rango de compañías».

La reunión se producirá después de que, este fin de semana, dos hombres blancos usaran fusiles de asalto para disparar contra los vecinos que compraban en un centro comercial de El Paso (Texas) o se divertían en una zona de ocio de Dayton (Ohio), y causaron un total de 31 muertos.

En el caso de El Paso, el autor del tiroteo presuntamente publicó un manifiesto racista en el que aseguró que su ataque era una «respuesta a la invasión hispana de Texas», estado fronterizo con México.

El documento usa el lenguaje que el mandatario ha empleado en varias ocasiones para referirse a la comunidad hispana, especialmente en sus discursos de campaña.

En varias ocasiones, Trump ha afirmado que la inmigración procedente de Latinoamérica es una «invasión» contra EE.UU.

Ese manifiesto, cuya autoría aún no se ha confirmado, se publicó en un foro de internet llamado «8chan», conocido por sus contenidos que promueven teorías de la conspiración y al que acuden los autodenominados «incels» -célibes involuntarios-, que constantemente denigran a las mujeres.

Tras el tiroteo, dos empresas proveedoras de servicios de seguridad anunciaron que rompían lazos con «8chan» y provocaron, de facto, la «caída» ese portal de internet.

Según datos del FBI, el 27 % de los autores de tiroteos masivos en Estados Unidos en los últimos años interactuaron «de forma significativa» en internet con otros usuarios antes de llevar a cabo las matanzas, en su mayoría en plataformas «oscuras» del estilo de 8chan.