La Casa Blanca acusa a seguidores del régimen de Sadam Husein y «terroristas extranjeros» de la ola de sabotajes en Irak

Crawford (EEUU). Agencias
Actualizado:

La Casa Blanca acusó hoy a remanentes del régimen de Sadam Huseiny "terroristas extranjeros" de la ola reciente de ataques desabotaje, y afirmó que las tropas estadounidenses aniquilarán a losresponsables. 

"Estamos a la ofensiva. Vamos a perseguir a esos remanentes delviejo régimen, vamos a perseguir a esos terroristas extranjeros", declaró el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, a la prensa. "Serán derrotados", añadió.

Con temperaturas que llegan a los 50 grados centígrados, unas300. 000 personas en Bagdad seguían hoy sin agua potable por segundodía consecutivo, tras el sabotaje de una importante tubería de agua. 

Con una infraestructura todavía endeble y una anarquía cada vezmayor en algunas partes de Bagdad, la carencia de agua podría minarla paciencia de los iraquíes con las fuerzas de ocupaciónestadounidenses. 

El incidente fue uno de los tres ataques contra instalacionesciviles o militares del fin de semana, en lo que parece ser una nuevaestrategia de resistencia contra la coalición liderada por EstadosUnidos, de golpear blancos que causen el descontento entre lapoblación. 

"En nuestro camino hacia un Irak libre y democrático, habrá esosremanentes del pasado régimen y terroristas extranjeros que sonenemigos del pueblo iraquí, que seguirán llevando a cabo ataques", declaró McClellan. 

El pasado viernes un grupo de atacantes voló una parte deloleoducto principal del norte hacia Turquía, lo que paralizó laexportación de petróleo. Las autoridades estadounidenses dijeron quepodría llevar semanas reparar el daño y lograr que el petróleo vuelvaa fluir normalmente, lo que redujo aún más las esperanzas de unareactivación económica en el país. 

En otra parte del país, un ataque con mortero contra la cárcel deAbu Gharib causó seis iraquíes muertos y 59 heridos. "Esta genteintenta evitar que el pueblo iraquí tenga un futuro mejor, que tengaun futuro libre y democrático, que tenga un Irak que sea gobernadopor el pueblo iraquí", declaró McClellan, añadiendo que  "seguiremospersiguiendo decididamente a esos asesinos".