El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro - AFP

Cárcel para dos venezolanos por llamar «burro» a Nicolás Maduro

En el vídeo se ve a una mujer vestida de bombero llevando a un burro con una correa al interior de una estación de bomberos

Corresponsal en CaracasActualizado:

Ricardo Prieto y Carlos Varón, bomberos de Mérida, nunca se imaginaron que por transmitir un vídeo humorístico de una parodia con un burro alusivo al mandatario Nicolás Maduro fueran a parar a la cárcel.

Los dos bomberos pertenecen a la Estación Número 8 de Apartaderos cuando fueron detenidos. Este domingo tuvo lugar la audiencia de presentación en el circuito judicial de Mérida, estado fronterizo de los Andes de Venezuela, denunció la ONG Foro Penal Venezolano, que se ocupa de los 349 presos políticos.

«Ricardo Prieto (…) fue detenido ayer por DGCIM (contrainteligencia militar). Aparentemente la causa de la detención: vídeo que se difundió en las redes donde aparece un burro, al que llaman ‘presidente Maduro'», informó en Twitter Alfredo Romero, director de la ONG Foro Penal cuando lo detuvieron el pasado 14 de septiembre.

En el vídeo se ve a una mujer vestida de bombero llevando a un burro con una correa al interior de una estación de bomberos. La persona que graba el paseo del burro, supuestamente Prieto, llama al animal «presidente Maduro» y bromea afirmando que el mandatario está realizando una inspección en el lugar.

En el vídeo, el burro se detiene a comer hierba en un patio y el hombre dice riendo: «Como podrán ver, él mismo está verificando cómo está la grama (…), es lo único bueno que tenemos aquí». Tras un breve recorrido, el relator se burla de la pasividad del asno: «Será que le estamos pidiendo mucho», dice con humor.

La comparación con el burro viene porque el mismo mandatario se autocalificó de «Maburro» el pasado 21 de diciembre. Textualmente dijo: «Ellos me dicen Maburro, pero sigan creyendo pues, el bruto Maburro los tiene derrotado (…) Me declaro oficialmente Maburro». En esa oportunidad, el mandatario se burló de la oposición venezolana que aseguró «está derrotada» en la supuesta «guerra» que promueven para desestabilizar su gobierno.

Las redes sociales están llenas de chistes, mensajes críticos y burlones, que el régimen intenta censurar con cárcel a los que intentan usar el humor para criticarlo.

En agosto pasado una familia chavista fue desalojada de una vivienda popular que le había asignado el gobierno por bromear con el presunto atentado contra Maduro ocurrido en un desfile militar en la céntrica Avenida Bolívar de Caracas.

Limbania Ramírez, miembro de la familia desalojada y empleada pública, contó que tras la explosión de dos drones cargados de explosivos cerca de una tribuna donde Maduro daba un discurso el 4 de agosto, compartió varios memes en un chat de WhatsApp de los vecinos del edificio.

Lo que molestó al régimen fue el término «presunto» atentado y las imágenes que mostraban a los soldados, rociados con insecticidas, corriendo en estampida por la explosión de los drones y no para salvar a Maduro en la tarima presidencial.