Exterior de la sede de la Nunciatura Apostólica en Caracas (Venezuela), sede a la que un grupo de desconocidos lanzó este lunes cinco artefactos lacrimógenos / EFE
Exterior de la sede de la Nunciatura Apostólica en Caracas (Venezuela), sede a la que un grupo de desconocidos lanzó este lunes cinco artefactos lacrimógenos / EFE

Caracas vive una ola de atentados contra los objetores de Chavez

LUDMILA VINOGRAFF
| CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

Los caraqueños vivieron hoy lunes una inusual ola de atentados con bombas lacrimógenas contra diversos objetivos que se oponen a la reelección indefinida del presidente Hugo Chávez cuyo referéndum está convocado para el próximo 15 de febrero.

El grupo “La Piedrida” realizó el primer atentado lanzando cinco bombas lacrimógenas en horas de la madrugada contra la Nunciatura Apostólica, sede de la representación del Vaticano, donde se encuentra refugiado el estudiante Nixon Moreno desde hace dos años a la espera de que el gobierno de Chávez le de un salvoconducto en su condición de perseguido político.

«La Piedrahita», ataca la cúpula eclesiástica

En su comunicado, “La Piedrita” ataca a la cúpula eclesiástica en particular al cardenal Jorge Urosa y Ubaldo Santana, miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana por rechazar la reelección indefinida del mandatario venezolano.

Hace pocos meses el grupo oficialista también atacó con artefactos explosivos la residencia del periodista de televisión Leopoldo Castillo, de la periodista radial Martha Colomina, el edificio del diario El Nuevo País, del canal de televisión Globovisión y la sede del partido socialcristiano Copei.

El segundo atentado de hoy lunes tuvo lugar en la Universidad Central de Venezuela mientras el presidente de la Federación de Centros Universitarios, Ricardo Sánchez, daba una rueda de prensa sobre la campaña del “no es no” contra el plan de Chávez de perpetuarse en el poder.

En la universidad explotaron varias bombas que lanzaron grupos de motoristas encapuchados. “No es posible que grupos violentos y radicales asuman la autoridad de los hechos y aquí no hay un detenido”, dijo Sánchez. El tercer atentado ocurrió en la residencia del presidente de las empresas 1BC, Marcel Granier, cuyo canal Radio Caracas Televisión, fue cerrado por ordenes de Chávez hace año y medio.

Granier denunció que su casa fue atacada con bombas lacrimógenas por segunda vez en menos de un mes. “ La primera vez el grupo atacante se identificó como miembro de esos colectivos que financia el gobierno para promover la violencia en la ciudad”.

Dijo que en el primer atentado contra su residencia no quiso hacer pública la denuncia porque era temporada navideña “y ya bastante había sufrido la gente con todas las declaraciones y perturbaciones que el presidente Chávez está provocando en los venezolanos”.