El Capitolio reprueba la venta de bombas de España a Arabia Saudí

La Cámara se une al Senado y veta la adquisición de componentes y mantenimiento para armas que luego Europa venderá a Riad

Corresponsal en WashingtonActualizado:

El congreso de Estados Unidos votó ayer a favor de impedir la venta de España a Arabia Saudí de 400 bombas de guiado láser modelo Paveway fabricadas por la empresa norteamericana Raytheon. La Cámara de Representantes adoptó una resolución, aprobada ya antes por el Senado el 20 de junio, en la que abiertamente prohíbe a la Casa Blanca y el Pentágono la transferencia de componentes y el mantenimiento del sistema Paveway a todos aquellos países que hayan acordado venderlos al reino árabe, reprobado por el Capitolio por sus abusos en materia de derechos humanos. El presidente, por su parte, ha anunciado que vetará la resolución.

La Cámara de Representantes, donde tienen mayoría los demócratas, votó a las 18.00 horas de ayer la resolución contra la venta o transferencia de cualquier artículo relacionado con las bombas Paveway de EE.UU. a Reino Unido, España e Italia, y de estos a Arabia Saudí. Finalmente se sumaron cuatro republicanos a los demócratas. Ya en el Senado hicieron lo mismo otros siete republicanos. El asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul propició esta condena, que Trump ha amenazado con vetar en cuanto llegue a su despacho en la Casa Blanca.

El 3 de junio, el departamento de Estado notificó formalmente al Capitolio de la intención de autorizar la fabricación y exportación de de «artículos de defensa, incluida información técnica y servicios de defensa a Arabia Saudí, Reino Unido, España en Italia para la asistencia en la coproducción, fabricación, ensamblaje, desarrollo, integración, reparación y decomiso del sistema Paveway para los aviones F-15, Tornado y Eurofighter Typhoon de la fuerza aérea saudí».

En octubre 2018, a pesar de la presión de parte del PSOE y sus socios de Podemos, el presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, decidió mantener la venta de esas 400 bombas a Arabia Saudí alegando que el contrato lo había firmado el PP en 2015 y cumple la normativa internacional. «Si me piden dónde tengo que estar es en la defensa de los intereses de España, ahí estaré y a todos ustedes les pido altura de miras para compartir esta visión», dijo entonces Sánchez.

El voto de ayer en el Capitolio forma parte de una iniciativa de los demócratas para dificultar el envío de armamento a Arabia Saudí, después de que Donald Trump autorizara la venta de material por valor de casi 8.000 millones de euros por la vía urgente. Uno de los líderes demócratas, el diputado de Nueva York Elliot Engel, criticó abiertamente que la Casa Blanca haya maniobrado para facilitar esa venta indirecta a Arabia Saudí a través de sus socios europeos.

«Es un hecho que Donald Trumpdijo que esta es una situación de emergencia simplemente para trasladar puestos de trabajo fuera de EE.UU. El presidente ha enviado a otros países esos puestos de trabajo fijos y estables, los que merecen los estadounidenses. ¿Por qué ha declarado una emergencia para luego autorizar la fabricación de unas bombas que se demoraría meses y meses?», dijo Engel al presentar la resolución.

Los demócratas han forzado este veto como una forma de reprobar a la Casa Blanca y a todos aquellos que, como el gobierno de Sánchez en España, opten por seguir haciendo negocios con Arabia Saudí a pesar del asesinato de Khashoggi y el elevado número de víctimas civiles en el conflicto en Yemen, que suma ya más de cuatro años. Al contar con pocos apoyos republicanos no han alcanzado la mayoría de dos tercios necesaria para sortear el veto de Trump.