Los candidatos de centro-derecha ganan en la mayoría de las ciudades

TF1 y RTL, las dos primeras cadenas privadas de televisión y radio, abrían ayer noche sus informativos hablando de una «ola conservadora» en toda Francia, dando una «seria advertencia» al Gobierno de izquierda plural de Lionel Jospin, que ha perdido importantes bastiones municipales, cuando numerosos ministros socialistas, comunistas y ecologistas fueron ayer derrotados en una batalla política de alcance nacional.

PARÍS. J.P. Quiñonero, corresponsal
Actualizado:

En la segunda y decisiva vuelta de unas elecciones municipales que izquierda y derecha habían presentado como un «test» importante, el centro-derecha conservó la gran mayoría de sus Alcaldías históricas, derrotando a numerosos «pesos pesados» del Gobierno de izquierda plural, muy marcado hoy por el fracaso de varios ministros y el inexorable hundimiento del PCF, sin que Los Verdes confirmen definitivamente su implantación municipal.

ALCALDÍAS SIMBÓLICAS

Ayer, la derecha moderada volvió a reconquistar Toulouse, ganando al mismo tiempo Alcaldías altamente simbólicas como son Nimes, Blois y Avignon. Sin embargo, la lista de centro-derecha perdió Lyon, la tercera ciudad de Francia, frente al candidato socialista.

A la izquierda de la mayoría gubernamental, el PCF perdió la Alcaldía de Nimes, que era la última gran ciudad de más de 100.000 habitantes con un alcalde comunista. Tras el fracaso, la semana pasada, de su ministro de Transportes, Jean-Claude Gayssot, en Béziers, los comunistas se encuentran hoy en lo más bajo de su historia. La Chaine Info, primera cadena de información permanente, se preguntaba ayer noche si no estamos asistiendo a «la lenta desaparición del PCF de la escena municipal».

GRAVES FRACASOS

En el corazón de la izquierda gubernamental, el PS sufrió graves fracasos, tras las derrotas de Elizabeth Guigou, ministra de Asuntos Sociales, en Avignon; de Jack Lang, ministro de Educación, en Blois; de Philippe Moscovici, ministro de Asuntos Europeos, en Montbeliard y de Catherine Trautmann, ex ministra de Cultura, en Estrasburgo. Sólo las victorias de Martine Aubry en Lille y de Gerard Collomb en Lyon aliviaban la sensación de derrota confesada por los líderes socialistas.

François Hollande, primer secretario del PS, comentaba los resultados de la siguiente manera: «No creo que la derecha esté unida a escala nacional. Pero es una evidencia que sí está unida a escala municipal en toda Francia».

Por su parte, Los Verdes confirmaron ayer sus buenos resultados de la primera vuelta, convirtiéndolos en la segunda fuerza de la izquierda francesa, dejando al PCF en una tercera e incierta posición.

ADVERTENCIA AL GOBIERNO

Ante los resultados de París, los líderes del centro-derecha insistían ayer noche en que «la Francia profunda continúa siendo conservadora, ha elegido a una gran mayoría de alcaldes de centro-derecha y está dando una seria advertencia al Gobierno de Lionel Jospin». François Bayrou, presidente de la Unión por la Democracia (UDF, liberal-centrista), comentaba los resultados de este modo: «Los electores nos están diciendo que están hartos de nuestras divisiones, indicándonos el camino a seguir: la unión».

Según las cifras oficiales, en la primera vuelta la derecha consiguió una ligera ventaja de 459.414 votos, conquistando o confirmando el control de grandes ciudades. Ayer, ese movimiento se amplió considerablemente. Con la excepción de París, la capital emblemática, y de Lyon, el centro-derecha es hoy muy mayoritario en toda la geografía municipal del Estado, conservando o conquistando la gran mayoría de las grandes ciudades de provincias, como Burdeos, Marsella y Toulouse.