El canciller argentino llegó a España, «la escala más difícil de su gira»

Pocas horas antes de llegar a Madrid, el ministro de Exteriores argentino, Carlos Ruckauf, reconoció que España «es el lugar más difícil de la gira» internacional que realiza porque «hay mucho problema pendiente», según declaró a una radio de Buenos Aires. Ruckauf se entrevistó ayer por la tarde con José María Aznar y luego cenó con Josep Piqué.

ROMA. ABC MADRID. J. Bastante
Actualizado:

A su llegada a Madrid, Carlos Ruckauf pidió una «apertura» del mercado europeo a los productos argentinos como una forma de ayudar a su país a salir de la grave crisis económica que sufre. Argentina desea que «Europa se abra» a los productos argentinos, ya que mientras «nosotros compramos a todo el mundo, nuestros productos tienen dificultades» para alcanzar otros mercados, afirmó el canciller. Siempre «oímos palabras» sobre la libre circulación de productos, pero al final siempre hay dificultades, añadió.

HOY CON EL REY

El ministro de Exteriores argentino, que llegó al atardecer procedente de Roma, desde el mismo aeropuerto se trasladó al Palacio de la Moncloa para entrevistarse con el presidente del Gobierno español, José María Aznar, con el fin de explicarle la situación Argentina y los planes de su Gobierno para solucionar la crisis. Ruckauf era recibido en una cena por su homólogo español, Josep Piqué. Hoy será recibido por el Rey y por la presidenta del Congreso de los Diputados, Luisa Fernanda Rudi.

«Estoy aquí para escuchar con mucha atención y respeto, y explicar la dramática situación» que vive Argentina, con «una inmensa cantidad de ahorradores queriendo recuperar su dinero», afirmó Ruckauf.

El canciller no adelantó las posibles medidas que podría adoptar el Ejecutivo de Eduardo Duhalde, y alegó que él no es el ministro de Economía. Sólo afirmó que «estamos tomando medidas para salir de la crisis», dijo. Con ese objetivo, «esperamos una ayuda de España en tanto que cabeza «pro tempore» de la Unión Europea (UE)», añadió el canciller antes de solicitar a los países europeos «solidaridad» con Argentina en sus negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Madrid es la última escala del viaje que comenzó Carlos Ruckauf por Washington y Roma para conseguir el respaldo internacional al plan económico del nuevo presidente argentino, Eduardo Duhalde.

«Es muy importante el apoyo italiano que obtuvimos y ahora vamos a España, que es el lugar más difícil de la gira porque hay ahí mucho problema pendiente», expresó el ministro de Exteriores a radio Mitre de Buenos Aires, desde Ciudad del Vaticano.

Por otro lado, la Conferencia Episcopal española, a petición del Episcopado argentino, enviará en los próximos días una misiva al presidente del Gobierno, José María Aznar, en la que solicita al Ejecutivo de nuestro país «un trato equitativo en las relaciones económicas internacionales» en el seno de la actual crisis que vive el país iberoamericano, según informó ayer el portavoz del Episcopado español, Juan José Asenjo. Del mismo modo, las diócesis españolas realizarán una colecta especial para Argentina el próximo 24 de febrero.

Para monseñor Asenjo, «vamos a responder a una demanda que nos ha planteado tanto el arzobispo de Tucumán, monseñor Luis Héctor Villalba -de visita en nuestro país- como el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Estanislao Karlic». En la reunión de la Comisión Permanente del Episcopado español -que ayer concluyó sus trabajos-, se procedió a la lectura de un escrito enviado por los obispos argentinos a sus homólogos españoles, en la que les pide que «haga un llamado al Gobierno de su país, para que dé un trato equitativo en las relaciones económicas internacionales, sin lo cual nuestro país se ve con gravísimas dificultades para crecer y cumplir sus compromisos».

CAMPAÑAS DE SOLIDARIDAD

Los obispos españoles, tras estudiar el asunto, han decidido dar luz verde a dicha mediación, cuyo contenido no se hizo público «porque todavía no ha sido enviada la carta». A su vez, la Iglesia ha solicitado a Manos Unidas que vuelva a incluir a Argentina entre los países destinatarios de sus proyectos, al tiempo que instó a Cáritas a realizar «una gran campaña de solidaridad con el citado país y con su Iglesia».