Aidan Zellmer
Aidan Zellmer - Thornton Police Department

Cadena perpetua a un adolescente por matar con una tubería a su hermanastra de 10 años

Aidan Zellmer, de 17 años, se declaró culpable de matar a la hija del novio de su madre en Thornton, Colorado

Actualizado:

Aidan Zellmer tiene 17 años, pero ha sido juzgado como un adulto. El joven se ha declarado culpable de un cargo de asesinato en primer grado por la muerte de Kiaya Campbell, de 10 años, en junio de 2017, cuando Zellmer tenía 15.

«En 27 años como fiscal nunca he visto a un joven de 15 años cometer un acto tan violento», declaraba uno de los fiscales del caso, cuya sentencia detalla que después de golpear a la niña en la cabeza hasta en cinco ocasiones con una tubería de metal, Zellmer la arrastró a una zanja y la dejó morir.

El joven fue arrestado tras una investigación policial que encontró evidencias de ADN y sangre de la víctima en sus zapatos. Además, la niña fue encontrada desnuda de cintura para abajo; no obstante, se desestimó como cargo el asalto sexual.

En el momento del crimen, la madre de Zellmer tenía una relación con el padre de Campbell. La defensa afirmaba sobre el joven que tenía «un problema de salud mental y antecedentes familiares problemáticos, con episodios de presuntos abusos», hecho que fue descartado como atenuante.

El adolescente, condenado a cadena perpetua, podría solicitar la libertad condicional transcurridos 40 años, 30 si mantiene buen comportamiento, una cifra cifra insuficiente para la madre de Kiaya Campbell: «Ninguna madre debería tener que enterarse de cómo su hija fue brutalmente golpeada».