«Vi cabezas decapitadas, pero no me perturbó»: se unió a Daesh con 15 años y ahora quiere volver a casa sin arrepentirse

Begum le dijo al diario británico The Times, desde un campamento de refugiados, que quería regresar a Reino Unido para criar a su tercer hijo

ABC
Actualizado:

Shamima Begum, la adolescente nacida en Londres que se fugó cuado tenía 15 años para unirse a Daesh, se encuentra actualmente en un campamento de refugiados sirios y ha dado a luz a un niño. La semana pasada le dijo a los reporteros que la habían encontrado en el campamento que quería regresar a Gran Bretaña, a pesar de que se había ido de su casa para unirse al grupo terrorista hace cuatro años.

La joven, que ahora tiene 19 años y que huyó con tres amigas en 2015 para casarse con un miembro de Daesh, ha provocado una reacción violenta por sus opiniones sobre las decapitaciones.

La cadena de noticias Sky News le preguntó: «¿Sabía lo que estaba haciendo Daesh cuando se fue a Siria? Porque habían decapitado a personas. Hubo ejecuciones». Ante esta pregunta Begum respondió: «Sí, sabía de esas cosas y estaba de acuerdo con ellas. Como ustedes saben, empecé a ser religiosa justo antes de irme».

Cuando se le preguntó si ella se había cuestionado ese tema, respondió: «No, en absoluto». La adolescente continuó diciendo que los británicos deberían sentir simpatía por ella ya que había perdido a dos bebés debido a una enfermedad y malnutrición.

«Creo que mucha gente debería sentir simpatía hacia mí por todo lo que he pasado. No sabía en qué me estaba metiendo cuando me fui y solo esperó que por mi bien y por mi hijo, me dejen volver. Porque no puedo vivir en este campamento para siempre», explicó la joven.

Su familia, en Inglaterra, le ha pedido a las autoridades que le permitan regresar a Londres, pero ha habido críticas por la falta de remordimiento de Begum tras unirse a la organización radical acusada de cometer crímenes atroces en los territorios que controlaba y que ha reconocido haber cometido atentados en ciudades europeas.

Shamima aseguró que «en cierta forma» cometió un error por haberse ido a Siria, pero añadió: «No me arrepiento porque me ha hecho más fuerte». «No me arrepiento de nada, pero quiero volver a Inglaterra porque sé que mi hijo puede vivir allí tranquilamente», dijo a The Times. «He visto cabezas (resultado de decapitaciones) apiladas en botes de basura. Pero no me han perturbado para nada», señaló.