Bush retorna a Washington con su gobierno a la defensiva

Washington. Agencias
Actualizado:

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, quien hace dos meses y medio proclamó una victoria en Irak, retorna a Washington hoy con su gobierno a la defensiva explicando que no mintió para justificar la guerra.

El Gobierno de EEUU envió hoy al secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, y a la consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, a diversos programas periodísticos de la televisión, en los que respondieron a preguntas cada vez más inquisitivas sobre el supuestoprograma nuclear de Irak.

Los funcionarios también afrontaron preguntas sobre la creciente actividad de la resistencia iraquí, sobre el número de tropas estadounidenses que ocupan ese país, y sobre el costo de la ocupación, que ha subido a unos 4.000 millones de dólares mensuales. 

Rumsfeld dijo que el Gobierno nunca afirmó que Irak tuviera armas nucleares, sino solo que planeaba reactivar su programa nuclear.

Rice explicó cómo fue que la versión de que Irak había tratado de comprar uranio en Níger se incluyó en el discurso de Bush ante el Congreso en enero, cuando la Agencia Central de Inteligencia (CIA) había expresado dudas sobre la veracidad de la información varios meses antes.

El director de la CIA, George Tenet, asumió el viernes la responsabilidad porque esa alegación dudosa hubiese aparecido en el discurso de Bush, y el presidente, en el cierre de su gira por cinco países africanos, dijo el sábado que mantenía su plena confianza en Tenet y en la CIA.

Bush dijo asimismo que esperaba que la controversia quedara atrás, pero en los prolegómenos de una campaña electoral, y mientras las fuerzas de EEUU son blanco de ataques prácticamente a diario en Irak, la polémica pareció acentuarse este fin de semana.

El senador demócrata Carl Levin dijo en el programa "Late Edition", de la cadena CNN de televisión, que "esa frase (sobre Irak y Níger) es muy preocupante, y como otras razones que se nos dieron, como el vínculo de Irak con Al Qaida, fueron exageradas".

El senador republicano Tom Shelby, de Alabama, dijo en el mismo programa que "es responsabilidad del director de la CIA advertirle al presidente sobre la validez de la información". "Si yo fuese presidente, Tenet no seguiría en su cargo", agregó.

Pero para el senador demócrata Bob Graham, de Florida, "esto no es una cuestión acerca de George Tenet, sino acerca de George Bush".

En el programa "Meet the Press", de la cadena de televisión NBC, Graham señaló que "es difícil creer que las dudas que durante meses expresó la CIA sobre esa información no hubiera llegado a oídos del presidente Bush".

"Yo espero que no me hayan engañado", dijo el senador, quien a finales del año pasado y fundado en lo que le informaban los servicios de inteligencia, también aseguró que Irak poseía armas químicas, biológicas y nucleares.

"Y espero que no se haya engañado a los estadounidenses", agregó Graham, uno de los nueve políticos demócratas que aspiran a enfrentarse a Bush por la Presidencia en las elecciones de 2004.

Agregó que "es posible que haya habido un uso selectivo de la información que daban los servicios de inteligencia, que se hayan usado más los datos que se acomodaban con la política del gobierno".

Según Graham, el Gobierno de Bush "ha perdido el enfoque de lo que es la principal amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos: los terroristas de Al Qaida y grupos similares".

Según el senador "hay entre 70.000 y 100.000 personas que han recibido instrucción terrorista de Al Qaida, y algunas de ellas están en EEUU: ésa es la amenaza y nosotros hemos perdido el enfoque".

El general retirado Wesley Clark, ex comandante de la Alianza Atlántica (OTAN), dijo a su vez que "en el Gobierno de Bush hubo desde el principio un enfoque hacia Irak, una intención de hacer algo respecto a Sadam" Husein.

"Los atentados del 11 de septiembre (de 2001) decantaron esa intención y le dieron mayor urgencia", añadió Clark, quien ha indicado su interés en aspirar a la candidatura presidencial por el Partido Demócrata.