Momento en el que George W. Bush  impone la condecoración al ex primer ministro británico Tony Blair durante la ceremonia que se ha celebrado en la Casa Blanca. /Reuters
Momento en el que George W. Bush impone la condecoración al ex primer ministro británico Tony Blair durante la ceremonia que se ha celebrado en la Casa Blanca. /Reuters

Bush condecora a sus principales aliados pero se olvida del ex presidente José María Aznar

EFE |
WASHINGTONActualizado:

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha condecorado con la Medalla de la Libertad, el mayor honor civil que se concede en Estados Unidos, a los que han sido sus principales aliados durante su mandato, los ex primeros ministros del Reino Unido y Australia, Tony Blair y John Howard, respectivamente, y el presidente colombiano, Alvaro Uribe.

Blair y Howard fueron los dos principales aliados de EEUU en Irak, donde los contingentes de sus países fueron los más numerosos tras el estadounidense, y Uribe, que ha desarrollado una intensa colaboración en materia antiterrorista con Washington, ha sido el gran respaldo de Bush en América Latina.

El gran ausente de la ceremonia ha sido otro de los grandes aliados de Bush al comenzar la invasión de Irak, el entonces jefe de Gobierno español José María Aznar, que ha mantenido con el presidente saliente una gran relación personal, pero que se ha quedado sin medalla.

Los tres galardonados hoy son, según ha dicho Bush en un discurso, "el tipo de gente que te mira a los ojos, te dice la verdad y cumple su palabra". Howard, Blair y Uribe son -ha continuado- "líderes extraordinarios...cada uno de ellos, un verdadero amigo de Estados Unidos".

"Todos ellos han demostrado una firme adhesión a los principios de la libertad y los valores democráticos, y una voluntad para afrontar los problemas directamente, en vez de pasárselos a otros", ha dicho.

Aliado en América Latina

En el caso de Uribe, Bush ha recordado que éste llegó al poder "sabiendo en lo que se estaba metiendo", con un país que, a principios de esta década, "estaba al borde, en el mejor de los casos, de un Estado fallido, y, en el peor de los casos, un Estado" dominado por el narcotráfico. Ahora, Colombia es una nación que vive una drástica reducción de los homicidios, secuestros y atentados terroristas, ha señalado.

Colombia es uno de los principales aliados de Estados Unidos en América Latina y es, igualmente, el tercer receptor de ayuda estadounidense en el mundo. Desde 2001, Estados Unidos ha otorgado más de 5.000 millones de dólares a ese país, a través del Plan Colombia, para ayudar al Gobierno de Bogotá en la lucha contra el "narcoterrorismo".

Durante la ceremonia, Bush ha aludido a la amenaza del terrorismo en el mundo pero no ha hecho alusión directa a la guerra en Irak, que ha marcado su mandato y, en buena medida, también los de Howard y Blair en sus respectivos países. Tampoco ha hecho falta que la mencionase. Entre los diplomáticos, líderes del Congreso y otros invitados a la ceremonia, figuraban algunos de las figuras clave de esa guerra: los ex secretarios de Estado, Colin Powell, y de Defensa, Donald Rumsfeld.

78 medallas

Desde que asumió la presidencia en 2001, Bush ha concedido la Medalla de la Libertad en 78 ocasiones, a líderes de la talla de Vaclav Havel, Ellen Johnson-Sirleaf, Nelson Mandela y el fallecido Papa Juan Pablo II.

De manera más polémica, Bush también ha concedido esta distinción a algunos de los protagonistas de las primeras etapas de la guerra en Irak: el ex director de la CIA George Tenet, el ex comandante del Mando Central Tommy Franks y el ex administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición, Paul Bremer.

La medalla se instituyó en 1945 por iniciativa del entonces presidente, Harry Truman, para rendir homenaje al personal civil por sus esfuerzos durante la II Guerra Mundial. La condecoración se otorga a personalidades de las que se considera que han contribuido de manera extraordinaria a los intereses de EEUU, a la paz global o a la herencia cultural del mundo.