El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans
El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans - EFE

Bruselas alerta de que un Brexit sin acuerdo será «una tragedia»

La UE colaborará con Boris Johnson pero no cambiará el acuerdo de divorcio

BruselasActualizado:

La Unión Europea no considera posible renegociar el acuerdo de salida del Reino Unido que fue pactado el otoño pasado porque sigue siendo «el único posible» para evitar los efectos negativos de la desconexión desordenada. Sin embargo, un divorcio sin acuerdo sería «trágico», advirtió ayer el vicepresidente de la Comisión Europea, el holandés Frans Timmermans. «Un Brexit sin acuerdo sería una tragedia para todos, no solo para Reino Unido. Todos sufriremos si ocurre», dijo el mismo día en que se supo que Boris Johnson, un partidario de la separación brusca y sin anestesia, será el próximo primer ministro británico.

Timmermans cree que ni siquiera los que votaron hace tres años por la salida del Reino Unido de la UE eran partidarios de esa fórmula de Brexit traumático, sino que también tenían «voluntad de retirarse de manera razonable», a pesar de lo que opine el próximo jefe del ejecutivo británico, partidario de poner el carro delante de los bueyes y de cortar por lo sano antes de pensar en las consecuencias que eso puede llevar consigo para los ciudadanos de uno y otro lado del canal.

Para la Unión Europea, el acuerdo negociado con Londres y rechazado hasta en tres ocasiones por el Parlamento Británico sigue siendo «la mejor solución posible en una circunstancia complicada», y aboga por «seguir trabajando en esa dirección».

En Europa no suele haber ninguna animadversión previa hacia ningún gobierno que llega al poder en un país miembro. La propia Comisión sostiene que siempre ha estado dispuesta a trabajar con cualquiera que hubiera sido elegido para sustituir a Theresa May. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, le ha enviado un mensaje en el que le «felicita calurosamente» y se declara dispuesta a trabajar con él en lo que pueda ser util. El presidente francés, Emmanuel Macron, entre otros, le ha llamado para felicitarle y para decirle que esta «deseando colaborar con él».

La declaración política

El jefe negociador europeo, el francés Michel Barnier, publicó ayer en las redes sociales un mensaje en el que se declaraba confiado en poder «trabajar constructivamente» con el nuevo primer ministro británico en cuanto este tome posesión, pero «para facilitar la ratificación» del acuerdo de salida y lograr «una salida ordenada» del reino Unido de la UE. Barnier ofrece incluso una puerta de salida para Johnson si quiere dar la impresión de que logra algún cambio en la posición de Bruselas. Barnier le dice que «estamos dispuestos a revisar la declaración política sobre una nueva relación en línea con las directrices del Consejo Europeo», lo que no quiere decir que estén dispuestos a aceptar reabrir el acuerdo de divorcio pactado.

Johnson ha sido durante dos años ministro de Asuntos Exteriores británico y no puede ignorar estos usos y costumbres en Europa ni el interés particular que algunos países, Francia en primera línea, tienen por seguir colaborando con el Reino Unido.

Pero el fenómeno del Brexit es algo nuevo que desde Europa se pretendería resolver de manera que los daños que sin duda se producirán se reduzcan al mínimo. «Cuando se tiene un acuerdo entre un país y una organización como la UE, la responsabilidad es ser fiel a este acuerdo y hacer que funcione», recordó Timmermans.