reino unido

Brecha en la iglesia anglicana por las uniones gay en los templos

Una cuarta parte del clero de Londres firma una carta pidiendo a la jerarquía poder acoger en las iglesias las uniones civiles homosexuales

francisco de andrés
Actualizado:

La Iglesia de Inglaterra ha abierto una nueva brecha interna tras la publicación de una carta firmada por cien clérigos de Londres, en la que exigen a la jerarquía autorización para oficiar en las iglesias anglicanas uniones civiles entre homosexuales. Los clérigos aluden a la “necesidad pastoral” por la presión de muchas parejas gay, y al precedente de que ya cuentan con permiso para oficiar ceremonias de matrimonios entre divorciados.

La rebelión interna es por ahora minoritaria -Londres cuenta con 470 sacerdotes anglicanos- pero la experiencia reciente indica que cada vez que se ha producido este tipo de presión la jerarquía de la Iglesia de Inglaterra ha acabado cediendo. En 1992, la primera revolución interna anglicana condujo a la ordenación sacerdotal de mujeres, crisis que produjo una fosa en las relaciones ecuménicas con el Vaticano. Años más tarde, la jerarquía anglicana anunció una nueva ruptura con la tradición al aceptar a mujeres como obispos, decisión que produjo un cisma entre los anglicanos europeos y los africanos.

En marzo de 2011, la Iglesia Católica anunció la creación de una nueva institución, el Ordinariato, para acoger a los anglicanos tradicionalistas británicos que querían convertirse al catolicismo. En un primer momento se adhirieron 600 fieles, 20 sacerdotes y cinco obispos. En fechas recientes el Ordinariato católico para los anglicanos se instauró también en Estados Unidos para poder acoger a los episcopalianos, los anglicanos norteamericanos.