Un escándalo de corrupción obliga a dimitir al líder de la Liga Norte, Umberto Bossi
Bossi, en una foto de archivo cuando era ministro de Berlusconi, en octubre de 2009 - archivo

Un escándalo de corrupción obliga a dimitir al líder de la Liga Norte, Umberto Bossi

Una carpeta con el título «THE FAMILY» hallada en un registro contenía pagos ilegales a los hijos y a la mujer del exministro de Berlusconi

corresponsal en roma Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El exministro de Silvio Berlusconi y líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, ha presentado este jueves su dimisión «irrevocable» arrasado por la corrupción en la que se ha visto inmersa su partido. En una investigación realizada por las magistraturas de Milán, Nápoles y Reggio Calabria se acusó al tesorero de la Liga Norte, Francesco Belsito, de supuesto delito lavado de dinero negro, contactos con la 'Ndrangueta (mafia calabresa), apropiación indebida y fraude al Estado en relación con la financiación pública que la Liga Norte recibe según sean sus resultados electorales.

La situación de Bossi como líder del partido se hizo insostenible al descubrirse en un registro al tesorero una carpeta marcada así: «THE FAMILY», en referencia a la familia Bossi. Aparecen pagos ilegales del partido para sus hijos y su mujer, incluyendo coches, y se habría pagado también la reestructuración de su casa.

Este ha sido el golpe de gracia contra el liderazgo de Umberto Bossi. Dinero ilegal se habría desviado también hacia otro dirigente de la Liga, Roberto Calderoli, próximo a Bossi y también ministro en el gobierno de Berlusconi. La dramática decisión de Bossi ha llegado en una reunión del partido donde se debía decidir la sustitución del tesorero.

20 de años de protagonista

Umberto Bossi ha sido protagonista destacado de la política italiana en las dos últimas décadas. Fue clave para que Silvio Berlusconi pudiera gobernar con mayoría parlamentaria, formando siempre coalición con el partido del Cavaliere.

Propulsor del federalismo en Italia, el líder político que hizo del lema «Roma, ladrona» su bandera y pretendía incluso fundar una nación, La Padania, ha tenido que dimitir tras las acusaciones de haberse beneficiado ilegalmente de dinero público.

Conocido por sus ideas xenófobas y en contra de la Unión Europea, destacó siempre por sus gestos rudos y maleducados. Ayer mismo insultó gravemente a un periodista. Su final no ha podido ser más indecoroso.