Boris Johnson, tras intervenir el martes en el congreso tory en Mánchester
Boris Johnson, tras intervenir el martes en el congreso tory en Mánchester - Reuters

Boris Johnson levanta críticas al bromear sobre los cadáveres en las calles de Libia

El ministro de Exteriores británico aseguró que Sirte podría convertirse en el «nuevo Dubái» si las autoridades retirasen los cuerpos sin vida de la ciudad

MánchesterActualizado:

La última broma del ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, ha vuelto a desatar críticas en su país. En esta ocasión, Libia ha sido el objetivo de sus comentarios frívolos. Johnson se refirió este martes a la situación en la ciudad de Sirte, en el norte del país, y aseguró que Libia podría convertirse en el «nuevo Dubái» si las autoridades «retiraran los cadáveres de las calles». «Tienen una visión brillante para reconvertir Sirte con la ayuda de las autoridades locales en el nuevo Dubái», manifestó Johnson ante varios miembros del Partido Conservador, a los que ha asegurado que los inversores británicos podrían lograr dicho cambio si «consiguen limpiar las calles». «Lo único que tenemos que hacer es retirar los cadáveres. Entonces será como estar allí», recalcó, informan Reuters y Afp.

Emily Thornberry, parlamentaria laborista y ministra de Exteriores en la sombra, subrayó que «hablar de estos muertos en broma -como de una simple contrariedad antes de que inversores británicos transformen la ciudad en un balneario- es increíblemente grosero, despiadado y cruel». Al mismo tiempo, la diputada del partido Liberal Demócrata Jo Swinson coincidió en que el comentario de Boris Johnson es «increíblemente grosero (...) y una nueva prueba de que no está hecho para el cargo. (La primera ministra) May debe poner orden en su Gobierno y destituirlo».

Sirte, recuperada de Daesh

Las fuerzas leales al gobierno de unidad lanzaron su ofensiva contra la ciudad libia en mayo de 2016 en un intento por arrebatársela al grupo terrorista Daesh, que se hizo con su control a principios de 2015 y la había convertido en uno de sus bastiones en el país. Los yihadistas consiguieron expandirse por una franja de aproximadamente unos 250 kilómetros junto a la costa central de Libia, escasamente poblada, antes de que las fuerzas locales lanzaran su ofensiva. Finalmente, Sirte fue recuperada el pasado diciembre. Libia no ha logrado encontrar la estabilidad desde la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011 y Daesh aprovechó para hacer de Libia su base más importante tras Siria e Irak.