El exministro de Asuntos Exteriores británico Boris Johnson sale de su residencia en Londres este miércoles - Efe | Vídeo: Atlas

Boris Johnson deberá comparecer ante los tribunales por «mentir» en la campaña del Brexit

El exministro de Exteriorse y candidato favorito a suceder a Theresa May dijo en 2016 que pertenecer a la UE le costaba al Reino Unido 350 millones de libras a la semana

Actualizado:

Boris Johnson, el candidato favorito para sustituir a Theresa May como primer ministro de Reino Unido, deberá comparecer ante un tribunal tras ser acusado de mentir a los ciudadanos sobre el Brexit.

La juez del Tribunal de Magistrados de Londres ha determinado este miércoles que el exministro de Exteriores responda ante las denuncias particulares de que cometió tres delitos de conducta indebida en un cargo público.

Las denuncias tienen que ver con las afirmaciones que hizo Johnson en la campaña antes del referéndum de 2016 y después, cuando fue uno de los principales defensores de la salida de Reino Unido de la UE. Los británicos decidieron por un 52% abandonar el bloque.

«Durante ambos periodos de tiempo, el demandado mintió repetidamente y engaño a los británicos respecto al coste de pertenecer a la UE, diciendo expresamente, apoyando o infiriendo que el coste era de 350 millones de libras a la semana», reza la denuncia contra Johnson.

En su fallo escrito, la juez de distrito Margot Coleman ha señalado que las acusaciones no están demostradas, pero ha considerado que Johnson debe enfrentarse a un juicio, informa Ep. «Habiendo considerado todos los factores relevantes, estoy satisfecha de que este es un caso adecuado para emitir las citaciones requeridas por los tres delitos», ha indicado Coleman.

Vista preliminar

«Esto significa que al acusado propuesto se le pedirá asistir a este tribunal para una vista preliminar y que el caso luego será enviado al Tribunal de la Corona para juicio», ha añadido.

En sus alegaciones al tribunal, los abogados de Johnson dijeron que la denuncia fue una estratagema con fines meramente políticos. «Ninguno de los actos objeto de queja se produjo en el curso de las obligaciones directas parlamentarias o como alcalde (de Londres) de Johnson, sino en el curso de la campaña política», subrayaron.