Bogotá niega estar obstaculizando la liberación de rehenes de las FARC

ABCBOGOTÁ. El Gobierno de Colombia rechazó ayer que las fuerzas militares hayan puesto en marcha operaciones para impedir que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC

Actualizado:

ABC

BOGOTÁ. El Gobierno de Colombia rechazó ayer que las fuerzas militares hayan puesto en marcha operaciones para impedir que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberen a tres de sus secuestrados con fines de canje.

El alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, afirmó en Bogotá que «no hay ninguna interferencia de parte del Gobierno colombiano; al contrario, hay beneplácito» por el anuncio rebelde de que entregará de manera unilateral a estos rehenes.

La afirmación es una respuesta a temores o críticas de Chávez y también de la senadora colombiana Piedad Córdoba, hasta hace poco intermediarios ante las FARC, quienes advirtieron por separado de supuestos obstáculos para la entrega de los cautivos.

En Colombia hay algunos grupos o sectores «cercanos al Gobierno o del propio Gobierno que estoy seguro de que van a tratar de evitar la liberación exitosa», declaró el presidente Hugo Chávez el sábado durante una visita oficial a Cienfuegos (Cuba).

El mismo día, pero en Caracas, la congresista Córdoba dijo que las operaciones militares contra las FARC «pueden dar lugar a que de pronto se pueda aplazar» la liberación de Clara Rojas, su hijo Emmanuel y la ex legisladora Consuelo González de Perdomo. El «Secretariado» (mando central) de las FARC informó de su decisión de liberar a los tres en un comunicado fechado el pasado día 9 y conocido el pasado martes en Bogotá.

En la nota, los rebeldes explican la puesta en libertad del niño y las dos mujeres como un desagravio a Chávez y a Córdoba por la decisión del presidente colombiano, Álvaro Uribe, de cancelar sus gestiones para un «acuerdo humanitario». La guerrilla comunista condiciona la entrega de 45 rehenes a cambio de medio millar de rebeldes presos, dos de ellos en Estados Unidos, adonde fueron extraditados.