Blair afirma que si hubiera exagerado un informe sobre Irak habría dimitido

Londres. Agencias
Actualizado:

El Primer ministro británico Tony Blair dijo ignorar que David Kelly se ocupaba del expediente de septiembre 2002  sobre el arsenal iraquí y añadió que habría «merecido renunciar» si, como lo  afirmó la BBC, el expediente gubernamental sobre las armas iraquíes de septiembre de 2002 hubiera sido exagerado por sus servicios.     La declaración de Blair ante el juez Brian Hutton, encargado de la investigación sobre las circunstancias que condujeron al aparente suicidio del experto gubernamental David Kelly, concluyó este jueves después de mediodía (11H50 GMT), constataron periodistas de la AFP.     Blair dijo el jueves que ignoraba que David Kelly se ocupaba del expediente de septiembre 2002 sobre el arsenal iraquí. "Si esas acusaciones hubieran sido ciertas habría merecido renunciar", dijo Blair tras calificar los argumentos de la BBC de "completamente absurdos".  "Publicamos un desmentido muy firme (a las aseveraciones de la BBC), que no  sirvió para nada", agregó Blair, sugiriendo que la BBC rechazó retractarse con  relación a ese reportaje del 29 de mayo.     Se trataba "de un ataque que no tenía como objetivo sólo el centro de la oficina del primer ministro, sino la forma en que nuestros servicio de información trabajan y contra el país en su conjunto", agregó.     Especialista en armas químicas y biológicas, asesor del ministerio de Defensa, David Kelly resultó ser después de su muerte la principal fuente de un reportaje de la BBC en que se acusaba a Downing Street de exagerar deliberadamente la importancia del arsenal iraquí en septiembre de 2002, para justificar la entrada en guerra contra el régimen de Saddam Hussein.     En ese reportaje firmado por Andrew Gilligan y difundido el 29 de mayo en Radio 4, una de las estaciones de la BBC, la fuente del reportero afirmaba en particular que la mención según la cual el régimen de Bagdad podía desplegar armas químicas y biológicas en el plazo de 45 minutos fue agregada a última hora, "por demanda del gobierno". Y esto contra la opinión de los servicios de inteligencia.     Al parecer David Kelly se dio la muerte el 17 de julio, una semana después de que su nombre apareció en primera página de los diarios como la probable fuente del reportaje de Andrew Gilligan.     Sólo después del drama, la BBC reconoció oficialmente que el científico, ex inspector de desarme de las Naciones Unidas en Irak, era la fuente del reportaje. 

    Tras retornar de Barbados, donde pasó tres semanas de vacaciones con su familia, Tony Blair se encerró el viernes pasado con sus abogados en la residencia del primer ministro en Chequers, al oeste de Londres, para preparar su declaración.     Las casi de 9. 000 páginas de documentos publicadas el sábado en internet revelaron informaciones más que comprometedoras para Tony Blair y su gobierno sobre el modo cómo fue revelado a la prensa el nombre de David Kelly, y sobre la elaboración del controvertido informe de septiembre de 2002 sobre el armamento iraquí.     Downing Street ha desmentido firmemente las acusaciones lanzadas por la BBC, basadas principalmente en las declaraciones de Kelly, según las cuales el gobierno británico "manipuló" el informe sobre el armamento iraquí para justificar la guerra. En cuanto a la divulgación a la prensa del nombre de Kelly como principal fuente de la BBC; Downing Street, a través de su director de Comunicación Alastair Campbell, ya hizo recaer la responsabilidad en el ministerio de Defensa.     Al ser interrogado el miércoles, el ministro de Defensa, Geoff Hoon, que parecía incómodo frente al juez Brian Hutton, culpó a sus subordinados, evitando responsabilizar a Downing Street y al primer ministro.