Horst Seehofer
Horst Seehofer - Reuters

Berlín culpa del mal resultado al ministro de Interior, Seehofer

El SPD quiere la dimisión del ministro o rompe la coalición con Merkel

Corresponsal en BerlínActualizado:

Ha sido un resultado amargo, no se corresponde con la buena situación económica, de empleo y de seguridad en Baviera y está claro que l as tensiones en la gran coalición no han sido un viento de cola para la campaña de la CSU»» afirmaba en una primera reacción anoche la secretaria general de la CDU deMerkel, Kramp-Karrenbauer, que dirigía así el dedo acusador al causante de las citadas tensiones, el ministro de Interior Horst Seehofer, expresidente de Baviera y enviado a Berlín a su cierre de carrera, pero que convirtió ese destino en un enfrentamiento personal con Angela Merkel que ha llegado a situar en dos ocasiones al gobierno al borde de la ruptura.

Un nuevo escenario

Fuentes de la CDU reconocían anoche que «lo más probable» es una coalición de la CSU con el partido bávaro de perfil conservador y abiertamente independentista Freie Wähler (Electores Libres), «lo que nos sitúa ante un escenario completamente nuevo, con el electorado conservador dividido en tres y un nuevo problema sobre la mesa».

La presidenta del Partido Socialdemócrata (SPD), Andrea Nahles, utilizaba también el adjetivo «amargo» y lamentaba que «no podemos convencer a los votantes». Nahles mencionaba como causa del desastre «las divisiones en la gran coalición de Berlín» y adelantó que «una cosa está clara: tengo que cambiar eso», sugerencia que solamente podía apuntar a sustituir a Seehofer. El propio Seehofer declaró que en las próximas semanas se llevarán a cabo las «consecuencias necesarias». Desde hace semanas se rumorea en Berlín que hay un pacto en la gran coalición de eliminar a Seehofer tras las elecciones bávaras bajo amenaza de Nahles de ruptura de gobierno que derivaría en nuevas elecciones.

En la sede de Alternativa para Alemania (AfD), Alice Weidel no ocultaba su contrariedad por la fuerza de Electores libres. «Si no fuera por la existencia en Baviera de este partido de perfil conservador y localista, nuestro resultado habría sido mucho mejor», dijo, felicitándose por haber logrado presencia parlamentaria por primera vez en este estado y celebrando sobre todo el mal resultado obtenido por los partidos de centro derecha y centro izquierda, CDU y SPD. «Aquí en Berlín lo que queda en evidencia es que la gran coalición ya no puede utilizar el adjetivo gran con propiedad», ironizó. «Es más bien una pequeña coalición».