Beppe Grillo, el deseo del cambio italiano
El líder del Movimiento Cinco Estrellas, Beppe Grillo - reuters

Beppe Grillo, el deseo del cambio italiano

El cómico cree en la importancia de internet como motor de la revolución y como agitador del terremoto político que está causando en el país

corresponsal en roma Actualizado:

«En curso hay una guerra entre dos mundos, que esconden los medios de información, temida por los políticos, combatida y obstaculizada por las multinacionales. Una guerra total debida a la difusión de la Red». Así inicia el cómico Beppe Grillo su reciente libro «Estamos en guerra», en el que explica la importancia de Internet como motor de la revolución y del terremoto político que está causando en Italia. El Movimiento Cinco Estrellas (M5E) que fundó en el 2009 se ha convertido, según coinciden diversas encuestas, en la segunda fuerza política del país. Si hoy hubiera elecciones, obtendría el 17% de los votos a nivel nacional, seguido por el PDL, el partido de Silvio Berlusconi (16 %), y no distante del PD (24%) de centro izquierda, según el último sondeo de la sociedad «Swg».

Los resultados de las elecciones locales del pasado fin de semana han oficializado la apertura de una nueva fase política en Italia, con dos hechos muy relevantes. En primer lugar, el electorado ha mostrado su cansancio de una política considerada ineficaz, corrupta y vieja. La segunda evidencia de las recientes elecciones locales es que el deseo profundo de cambio y novedad lo representa el cómico Grillo y su Movimiento Cinco Estrellas, que ha ganado, contra todo pronóstico y por amplia mayoría en Parma (185.000 habitantes), una ciudad estratégica muy importante de la región de Emilia Romaña. Su nuevo alcalde, Federico Pizzarotti, que era informático en un banco, y el Movimiento Cinco Estrellas quieren hacer de Parma un laboratorio político con relieve internacional.

«Vaffanculo day»

Llama la atención que los partidos políticos tradicionales no se han percatado en los últimos años del deseo de cambio que existe en el electorado italiano, despreciando los mensajes que lanzaba el cómico Grillo, algo que viene de lejos. Beppe Grillo, de 63 años, es presentado en el 2005 por la revista norteamericana «Time» como un héroe que lucha contra las injusticias y violaciones de los derechos. En el 2008 se invento un eslogan para movilizar a miles de personas que alzaran su voz contra la política usando una expresión coloquial fuerte y grosera: Hizo famoso «Vaffanculo day», frase que servía para mandar al diablo a la vieja política y resumía su protesta contra todo y contra todos. Grillo utiliza a propósito expresiones rotundas como «vaffanculo», porque considera que los vocablos no son nunca neutros y para cambiar la realidad se deben cambiar también las palabras, cosa que él hace en su influyente blog, con un lenguaje llamativo: a veces violento, a menudo sarcástico, rico en neologismos y metáforas.

«Es un movimiento del pueblo, odiado por los sindicatos, por la derecha y por la izquierda, atacado incluso por el Presidente de la República»

Un año después, en el 2009, Grillo fundó el Movimiento Cinco Estrellas, es decir, la revolución por vía electoral. No se trata de un partido político. El propio Grillo lo define así: «Es un movimiento del pueblo, odiado por Confindustria (la organización empresarial italiana) y los sindicatos, por la derecha y por la izquierda, atacado incluso por el Presidente de la República y por los mayores diarios nacionales. Es el cambio que no se puede frenar, es la señal de los nuevos tiempos. Es el acontecimiento de una democracia popular que pretende decidir, controlar el destino de su país, de su pueblo y de su vida». En definitiva, el Movimiento Cinco Estrellas es una gran promesa de democracia directa: Se pretende hacer participar a los ciudadanos en la «cosa pública» por medio de la Red, es decir, Internet, palabra clave para Grillo. El resto de los medios los desprecia y rechaza confrontarse directamente con sus adversarios: «Participar en debates en televisión –dice el cómico- hace perder votos y credibilidad a todo el MoVimiento. En esos debates está la homologación con el pasado y no debe participar en ellos nadie del MoVimiento» (Grillo introduce la V mayúscula en la palabra Movimiento, porque es su letra clave desde que inventa su eslogan «Vaffacunculo»).

Movimiento sin partido

Al no tener un partido, Grillo no dispone de una maquinaria burocrática costosa ni tiene necesidad de faraónicas campañas electorales (el nuevo alcalde de Parma solo se gastó 6.000 euros en su campaña); piensa que la política no debe ser una profesión, y por eso sus candidatos solo pueden estar en un cargo público un máximo de dos mandatos, ocho años; no habla en televisión sino vía Twitter (tiene más de 571.000 seguidores, récord en Italia), y sobre todo habla mediante su blog, el más influyente del país, que utiliza como tribuna.

Detrás del cómico Grillo, de su aire de telepredicador americano y del Movimiento Cinco Estrellas hay un personaje en la sombra, Gianroberto Casaleggio, que es el verdadero gurú del Movimiento Cinco Estrellas y el que inspira muchas de las ideas de Grillo. Él cuida el blog del cómico y la página web del M5E, y controla un equipo de expertos en finanzas y periodistas. Casaleggio es antipático, pero un personaje genial, dicen quienes lo conocen. El sería el verdadero ideólogo del M5E y del libro-manifiesto «Estamos en guerra», en autoría compartida con Grillo. Ambos hablan varias veces al día y planifican conjuntamente las estrategias del Movimiento. Para su Movimiento, lo difícil empieza ahora. No podrán argumentar que representan la antipolítica, porque con sus representantes en los ayuntamientos están haciendo ya política, y serán juzgados por sus resultados. En cualquier caso, el cómico Grillo y su gurú Casaleggio son en buena parte los responsables de que en la política italiana haya comenzado a sonar una nueva música.