La líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen
La líder de Agrupación Nacional, Marine Le Pen - AFP

Los bancos no quieren prestar dinero a Marine Le Pen

La líder de Agrupación Nacional y su padre, Jean-Marie, patriarca de la extrema derecha francesa, están perseguidos por la justicia francesa y europea

Corresponsal en ParísActualizado:

Marine Le Pen se dice víctima de la «persecución bancaria», y ha lanzado una suscripción nacional, un «préstamos patriótico», para intentar conseguir el dinero que, según ella, no quieren prestarle los bancos para financiar la campaña de su partido, Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), en la campaña de las elecciones europeas del próximo 26 de mayo.

No es la primera vez que los bancos franceses deciden no hacer préstamos al partido de la familia Le Pen. En otras ocasiones, fueron bancos rusos, próximos a Vladimir Putin, los que ofrecieron al Frente Nacional (FN, el antiguo nombre de la actual AN) el dinero necesario para financiar sus actividades políticas. En unas condiciones financieras excepcionalmente favorables, acompañadas de idas y venidas políticas de Marine Le Pen a Moscú.

Marine Le Pen y su padre, Jean-Marie, patriarca de la extrema derecha francesa, están perseguidos por la justicia francesa y europea, por presuntos delitos de financiación ilegal de su partido con dinero del Parlamento Europeo (PE). Problema judicial con presumibles implicaciones bancarias.

Ante tal situación, y vistos los antecedentes familiares, los bancos franceses han negado los créditos que Marine Le Pen dice haber solicitado. En vano. Ningún banco ha deseado comentar en ningún sentido las afirmaciones de la presidencia de AN.

En la mejor tradición familiar, Marine Le Pen ha puesto el grito en el cielo, denunciando la «persecución bancaria», cuando AN se cotiza como primero o segundo partido nacional, en intenciones de voto, el 26 de mayo próximo.

Tras la escandalera más colorista, Marine Le Pen ha abierto una página web especial, pidiendo a sus electores dinero prestado, que promete devolver con un 5% de interés. Los electores y simpatizantes de la extrema derecha lepenista son invitados a prestar a su partido preferido un mínimo de 1.000 euros, que según la publicidad, «serán reembolsados con una remuneración excepcional...».