Ayman Saied Juma, el enlace entre Los Zetas y Hizbolá
<a href="http://www.abc.es">Supuestos miembros del cártel de los Zetas </a> - afp

Ayman Saied Juma, el enlace entre Los Zetas y Hizbolá

Según la DEA, coordina los envíos de cocaína de Colombia a este cártel mexicano

Corresponsal en beirut Actualizado:

Las sanciones emitidas por Estados Unidos el miércoles pasado contra cinco ciudadanos libaneses por mantener vínculos con una red de narcotráfico con ramificaciones en Sudamérica, Líbano y África occidental, no son más que la punta del iceberg de un complicado entramado en el que el grupo chií Hizbolá emerge, una vez más, como gran beneficiario del blanqueo de dinero procedente del tráfico de drogas internacional y de otras actividades ilegales.

Si bien los servicios de inteligencia norteamericanos siempre habían creído que Hizbolá no era más que un beneficiario pasivo de muchas de las actividades criminales llevadas a cabo por sus partidarios en el extranjero, lo cierto es que las últimas revelaciones apuntan claramente a la participación directa de miembros de la milicia en el tráfico de cocaína en América del Sur. El pasado 13 de diciembre la Agencias Antidrogas Estadounidense (DEA), encausaba criminalmente al presunto operador financiero de Hizbolá, el libanés Ayman Saied Juma, alias «Junior», por «haber conspirado durante ocho años para coordinar los envíos de decenas de toneladas de cocaína desde Colombia a Centroamérica para venderlas al cártel mexicano de Los Zetas». Según la DEA, este libanés de 47 años, nacionalizado colombiano y dueño del prestigioso Hotel Cesar Palace de Beirut, estaría además blanqueando más de 200 millones de dólares al mes procedentes del narcotráfico a través del sector financiero libanés. Así, el Tesoro estadounidense presentó cargos el año pasado contra el Banco Libanés Canadiense (LCB) por su papel apoyando actividades de blanqueo de dinero de Ayman Juma, que, además, estaría canalizando apoyo financiero a Hizbolá. Al parecer, Juma cobraba entre un 8 y un 14 por ciento por el lavado de dinero repartido en cuentas del LCB pertenecientes a empresarios chiíes vinculados al Partido de Dios.

Si bien no existen pruebas que demuestren la relación directa entre Hizbolá y Los Zetas no cabe duda de que Juma, en paradero desconocido, es el eje que hace negocios con ambas organizaciones. La red de Juma «es una sofisticada banda multinacional de lavado de dinero, que blanquea divisas procedentes del tráfico de drogas para el beneficio de criminales y el grupo terrorista Hizbolá», afirmó hace tres días el subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, David Cohen.

Para muchos analistas, un vínculo entre el grupo chií y Los Zetas podría tener profundas repercusiones políticas ya que significaría el comienzo de una mayor influencia de Irán en América Latina. Si bien EE.UU. ha descartado la colaboración entre ambas organizaciones, lo cierto es que cada vez se hacen más evidentes las conexiones extensas e intrincadas entre Hizbolá y el tráfico de cocaína en América del Sur.