Rusia confirma la muerte de las 224 personas que viajaban en el avión estrellado en el Sinaí

El aparato cayó en una zona montañosa de la Península del Sinaí

La hipótesis que cobra más fuerza es la del fallo mecánico

La Embajada de Rusia en Egipto ha confirmado que no hay supervivientes

Corresponsal en MoscúActualizado:

Un avión ruso se ha estrellado en la Península del Sinaí, según ha confirmado el primer ministro egipcio, Sherif Ismail. El aparato desapareció hoy del radar después de despegar del aeropuerto de la localidad egipcia de Sharm el Sheij a las 05.51 hora local (03.51 GMT), informó el Ministerio egipcio de Aviación Civil. Según la Embajada de Rusia en El Cairo, todas las personas a bordo han fallecido.

Según ha relatado uno de los miembros de los equipos de seguridad en conversación telefónica con la agencia Reuters, la escena en el lugar de la tragedia es terrible. «Hemos sacado ya más de cien cadáveres de la cola de avión, el resto siguen atrapados».

Las autoridades aeronáuticas perdieron el contacto con el aparato 23 minutos después de su despegue y ha caído en una zona montañosa de difícil acceso. En un comunicado, el Ministerio detalló que el avión de tipo Airbus 321, viajaba con 217 pasajeros a bordo, además de siete miembros de la tripulación, y se perdió en las pantallas del radar. El vuelo siniestrado lo operaba la compañía «Kogalim Avia» y tenía como destino San Petersburgo.

Los servicios de salvamento egipcios han encontrado ya los restos del avión, según Reuters. Los servicios de rescate han encontrado la caja negra, según confirmaron fuentes de seguridad. De momento, las autoridades han confirmado el fallecimiento de cinco de los 17 niños que viajaban a bordo del aparato -- de un total 217 pasajeros, la práctica totalidad de ellos de nacionalidad rusa -- y siete tripulantes.

El Krémlin ha informado de que ha abierto una investigación criminal por negligencia sobre la compañía propietaria del avión. De momento, la hipótesis que cobra más fuerza es la del fallo mecánico.

El avión, según testigos de la escena, se encuentra partido en dos secciones y rodeado de cientos de restos más pequeños. Los restos del fuselaje se han hallado en el área de Hasana, una zona montañosa del norte del Sinaí, donde al margen de las dificultades del terreno existe una importante presencia de grupos armados.

El Gobierno egipcio ha formado una sala de operaciones conjunta, integrada por los ministros de Aviación Civil y Turismo, para que informen de las causas del suceso y para que hagan seguimiento de las operaciones de búsqueda y rescate, informó la agencia de noticias oficial Mena.

El primer ministro egipcio, Sherif Ismail, ha cancelado una visita prevista hoy a la ciudad de Ismailiya, en el canal de Suez, para seguir de cerca los desarrollos del incidente.

La sombra de Estado Islámico

Todavía se desconocen las causas del suceso. Las fuerzas de seguridad egipcia han informado de que no hay indicios de que el avión haya sido derribado. La zona de la Península del Sinaí es un hervidero de actividad terrorista y el denominado Estado Islámico ha ganado peso en ella en los últimos tiempos pese a las frecuentes operaciones del Ejército egipcio. Allí también opera el grupo yihadista Ansar Beit al Maqdis.

Tras comenzar los bombardeos aéreos en Siria, Estado Islámico y otros grupos radicales como el Frente Al Nusra llamaron a sus seguidores en el Caúcaso Norte a perpetrar atentados terroristas en Rusia. El Gobierno ruso acaba de convocar una reunión de urgencia.

Según muestran varios canales de televisión rusos, en el aeropuerto de Púlkovo de San Petersburgo ya hay muchos familiares de los pasajeros que esperan noticias sobre lo sucedido. «Kogalim Avia» es un compañía nacida en la región siberiana de Janti-Mansiisk para el transporte del personal de la industria de extracción de gas y petróleo, pero efectúa además vuelos internos en Rusia y encargos chárter a diversos balnearios de Turquía y Egipto.