Los asaltantes, «presuntos yihadistas» según oficiales malienses, han tomado rehenes
Los asaltantes, «presuntos yihadistas» según oficiales malienses, han tomado rehenes - REUTERS

Hombres armados asaltan un popular complejo hotelero en Mali

Los asaltantes, «presuntos yihadistas» según oficiales malienses, han tomado rehenes. Al menos dos muertos mientras continúa el ataque

Un portavoz ha señalado que se trata de un resort de lujo frecuentado por turistas extranjeros a las afueras de Bamako

El CairoActualizado:

Un grupo de hombres armados ha asaltado un complejo hotelero frecuentado por turistas a las afueras de Bamako, la capital de Mali, según han confirmado fuentes de seguridad del país africano. Al menos dos personas habrían muerto en el ataque, que se prolongó durante horas y terminó a altas horas de la noche hora local. Tropas del ejército maliense y de las fuerzas francesas antiterroristas en el país se encargaron de la operación en el hotel, donde consiguieron liberar a una treintena de rehenes antes de abatir al último de los terroristas, según el último balance ofrecido por el Ministerio de Seguridad local. Los otros tres asaltantes habrían conseguido huir.

«Se trata de un ataque yihadista. Las fuerzas especiales del Ejército de Mali han intervienido, y veinte rehenes (posteriormente el número subió a treinta) ya han sido puestos en libertad. Por desgracia, de momento hemos contabilizado dos muertos, uno de ellos, un franco-gabonés», dijo el portavoz del Ministerio de Seguridad, Baba Cisse, en declaraciones recogidas por la televisión local ORTM. En rueda de prensa, el ministro ha añadido que catorce de los rescatados están heridos de distinta gravedad.

El Ministerio de Seguridad de Malí ha detallado que el 'resort' atacado es un complejo hotelero de lujo frecuentado por trabajadores occidentales expatriados en Dougourakoro, a las afueras de la capital del país, Bamako.

El ataque comenzó hacia las 16:30 hora GMT. Testigos en el área hablan de fuertes sonidos de disparos, mientras que en imágenes publicadas en redes sociales y medios locales puede observarse una gran columna de humo en la zona del resort Le Campement Kangaba, el hotel atacado. Fuerzas de seguridad han acordonado la zona y, según el portavoz de las fuerzas especiales malienes Modibo Traore a Reuters, han conseguido entrar en el edificio, tomado por los presuntos yihadistas. «Estimamos que hay entre tres y cuatro asaltantes. La operación continúa todavía», ha señalado. Los primeros heridos han sido evacuados del recinto, donde según los últimos testimonios todavía se registran ráfagas de disparos y alguna explosión. Helicópteros sobrevuelan el área.

Según un comunicado del Ministerio de Seguridad, uno de los asaltantes, que escapó herido dejó en el hotel un arma automática y varias botellas llenas de algún tipo de «sustancia explosiva».

Dos españoles en el hotel

En el interior del hotel había, en el momento del ataque, al menos dos militares españoles, según ha confirmado a ABC el Mando de Operaciones español. Ambos consiguieron ponerse a salvo al comenzar el asalto -uno sufrió pequeñas heridas en la huída- y en este momento se encuentran «fuera de peligro», detalla el JEMAD. En torno a 100 militares españoles están desplazados a Bamako, capital de Mali, como parte de las fuerzas de estabilización de la Unión Europea en el país.

Hoteles populares entre los occidentales han sido objetivo anterioremente de grupos terroristas en Mali, como en marzo de 2016, cuando hombres armados intentaron asaltar el hotel que servía de cuartel general de la misión militar de la Unión Europea en Mali (EUTM-Mali). Sólo murió uno de los atacantes. En noviembre de 2015 milicianos atacaron el popular hotel Radisson Blu, matando a 18 rehenes. El ataque fue reivindicado por el grupo Al Murabitun y Al Qaida en el Magreb islámico.

Pese a la intervención militar francesa en 2013, que logró reducir la sublevación en el norte del país y el avance hacia Bamako de grupos terroristas afines a Al Qaida, y la presencia de al menos tres fuerzas de pacificación internacionales en el país, la instabilidad en Mali ha aumentado en los últimos meses, contagiándose desde el norte hasta el centro del país. A las fuerzas regionales y francesas se une la misión de las Naciones Unidas para Mali (MINUSMA) y tropas de la Unión Europea, con un importante contingente español.

A principios de marzo, los cuatro grupos terroristas principales que operan en la zona del Sahel (una larga franja que cubre países como Mauritania, Mali, sur de Argelia, Níger) anunciaron su fusión «bajo una sola bandera», la de Al Qaida. La nueva formación terrorista, bajo el nombre «Jamaat Nusrat Al Islam wa Al Muslimin» (Frente de Apoyo al Islam y a los Musulmanes, en español) quedó bajo el liderazgo del maliense Iyad Ag Gahli, histórico líder del grupo terrorista tuareg e islamista Ansar Dine.

En el Sahel, a los grupos terroristas se unen y se apoyan en las extensas y lucrativas redes criminales de tráfico de drogas, armas y personas, que se aprovechan de la fragilidad de los gobiernos locales y la porosidad de las fronteras del desierto.