El auge de los islamistas moderados marca la cita de hoy de Marruecos con las urnas

El partido islamista moderado Justicia y Desarrollo (PJD) podría confirmar hoy las apuestas que lo sitúan como la fuerza política con mayores apoyos entre los votantes del reino alauí. Su victoria

EP/AP |
Actualizado:

El partido islamista moderado Justicia y Desarrollo (PJD) podría confirmar hoy las apuestas que lo sitúan como la fuerza política con mayores apoyos entre los votantes del reino alauí. Su victoria supondría un importante desafío al Gobierno laico y a sus aliados occidentales, que esperan cautelosos el resultado de estos comicios.

El Gobierno de Marruecos prevé que la participación en los comicios legislativos celebrados hoy alcance el 41 por ciento, según declaró el ministro de Interior, Chakib Benmusa. Esa es la proyección oficial del resultado, aunque el último dato oficial de participación en los comicios legislativos celebrados hoy en Marruecos, es del 34 por ciento, según ha añadido el ministro.

Los votantes marroquíes están llamados a las urnas para renovar los 325 escaños de la Cámara de Representantes o cámara baja del Parlamento, en unas elecciones en las que parte como favorito el islamista moderado Partido de Justicia y Desarrollo (PJD).

Si las estimaciones se cumplen, los islamistas moderados del PDJ podrían hacerse con la mayor parte de los votos. Sin embargo, a pesar de estas previsiones, los analistas descartan que el PJD logre hacerse con un futuro Gobierno alauí, aunque no dudan de que la presencia de los islamistas será mayor.

De cualquier modo, habría que esperar la reacción de los partidos tradicionales y de la Monarquía. Poseedor de la autoridad suprema, Mohamed VI puede elegir al jefe del Gobierno y parece descartable que vaya a ser un miembro del PDJ.

Se presentan 30 partidos políticos

En estos segundos comicios del reinado de Mohamed VI más de 15 millones de marroquíes deberán elegir a un total de 325 miembros de la Cámara de los Representantes (Cámara Baja del Parlamento), de los que 30 deberán ser obligatoriamente mujeres. En total, son 30 los partidos políticos que han presentado candidatos.

En las elecciones de 2002, cuando la participación no superó el 52%, el PJD logró hacerse con 42 escaños, lo que le convirtió en el principal partido de oposición, por detrás del Istiqlal (de orientación nacionalista) y la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), miembros de la coalición gubernamental.

Por entonces, el PJD aceptó no presentar candidatos en todas las circunscripciones, pero ahora, cinco años después, podrá obtener mejores resultados, a pesar de que el Majzen (estructura administrativa real), inquieto por el aumento de su presencia, redujo las circunscripciones. Según un sondeo efectuado en 2006 por el International Republican Institute, ampliamente comentado, el 47% de los marroquíes apoyan al PDJ.

Próximos a los más desfavorecidos

En un país donde el crecimiento (en 8,1% en 2006) sólo beneficia a un pequeño número de habitantes, mientras el 11% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y el 14,9% de las personas de entre 15 y 34 años se encuentran en el paro, los islamistas moderados del partido de Saad Eddine Othmani ganan adeptos donde las políticas gubernamentales han fracasado, especialmente a través de la ayuda a los más pobres.

Hasta ahora, el PJD es el único partido de orientación islámica aceptado por el Majzen. El partido de Othmani, a diferencia del resto, reconoce al rey Mohamed VI como 'Comandante de los Creyentes'. Al margen del escenario político están los islamistas considerados radicales, entre ellos el principal movimiento, conocido como Justicia y Caridad, del carismático jeque Abdeslam Yassine.

Durante su campaña electoral el PJD ha abordado un amplio abanico de temas, desde la lucha contra el mal gobierno y la corrupción y la disminución de la burocracia hasta la reorganización del sistema educativo para adaptarlo a las necesidades económicas.

Islámico y moderno

Aunque el Islam es su inspiración, el PJD se define como un partido moderno que no pretende imponer la sharia y que tiene como modelo el AKP turco, el otro Partido Justicia y Desarrollo que ha logrado imponerse en un país de gran tradición laico y llevar hasta la Presidencia a uno de los suyos, el ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Gul. En una entrevista publicada esta semana en un semanario francés, Othmani se definía como un "demócrata musulmán como otros en Europa son demócrata cristianos"

Según los analistas, el PJD ha visto aumentados sus apoyos durante estos últimos años, después de los atentados de 2003 en Casablanca, y ha ampliado sus bases a las clases medias. Frente a aquellos que, sobretodo en las clases más acomodadas, temen o auguran una islamización del país, el líder del partido destaca el papel que desempeña su movimiento contra el extremismo al ofrecer "una esperanza a los más desfavorecidos".

Además, a los que se inquietan por una posible reducción de sus libertades recientemente adquiridas, especialmente entre las mujeres, Othmani recuerda que el PDJ votó a favor de estas reformas que "representan una conquista" que no tendrá vuelta atrás. Gracias al Código de la Familia de 2004 las mujeres ya no son consideradas menores de edad en Marruecos .

A pesar de que su llegada al Gobierno es todavía dudosa, para Othmani, "tener entre 75 y 80 diputados sería ya una victoria". "El resto, el rey decidirá", afirmó, al rotativo francés. De momento, el resultado de los comicios de mañana se conocerá el domingo por la noche, según anunció el Ministerio del Interior.