El teniente coronel Arnaud
El teniente coronel Arnaud - AFP

ATENTADO EN FRANCIAFrancia despide a su héroe nacional

El presidente Macron y numerosas personalidades piden que se honre la memoria del teniente coronel Arnaud Beltrame, víctima del ataque terrorista en Trèbes

CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

Francia despide con los honores de un héroe nacional a Arnaud Beltrame, el teniente coronel de la Gendarmería fallecido la madrugada del sábado tras sucumbir a las heridas sufridas en el secuestro terrorista de Trèbes, el viernes, después de canjearse por uno de los rehenes.

En tanto que jefe del Estado, Emmanuel Macron fue el primero en subrayar la dimensión heroica de la muerte de Arnaud Beltrame:

«Murió en acto de servicio. Dando su vida para poner fin a una amenaza terrorista murió como un héroe. Como presidente de la República, envío a su esposa, su familia, mi pésame más sincero. Invito a todos los franceses a rendir homenaje a su memoria».

Un portavoz oficial de la jefatura del Estado anunció que el presidente Macron «reflexiona» sobre la forma que tomará, próximamente, el homenaje nacional debido a un héroe de la patria.

Antes que Macron hiciese su llamamiento personal al duelo nacional, la manifestaciones de respeto y admiración que multiplicaron a todos los niveles del Estado y la sociedad civil.

François de Rugy, presidente de la Asamblea Nacional (AN), anunció a primera hora de la mañana del sábado que la bandera nacional estaría a media a media asta en todas las dependencias del Estado, el señal de duelo y luto por la muerte del héroe.

Gérard Larcher, presidente del Senado, comparte el deseo del presidente Macron de ofrecer a Arnaud Beltrame “el homenaje nacional debido al heroísmo de su comportamiento, llamado a perdurar en nuestra memoria, la memoria nacional”.

En tanto que ministro del Interior, Gérard Collomb insistió en dar al homenaje nacional una dimensión moral, la del respeto y unión de la nación ante el heroísmo de las fuerzas de seguridad del Estado. Richard Lizurey, director general de la Gendarmería nacional, anunció que todos los cuarteles de la institución quedarán a media asta, en señal de duelo y luto, declarando: «Nuestro compañero murió en acto de servicio, recordando nuestro compromiso para proteger a la población».

A través de las redes sociales, las alcaldías, los portavoces de partidos y sindicatos, las palabras «héroe», «heroísmo», «caído por la patria», se repiten sin cesar, con un aura de inmenso respeto y solidaridad nacional.

Boda religiosa en el lecho de muerte

Arnaud Beltrame había contraído matrimonio civil, pero, tras una larga reflexión íntima, con su esposa, Marielle, había decidido volver a celebrar una nueva ceremonia, para consagrar su unión con un matrimonio religioso. Cuando todavía se encontraba entre la vida la muerte, el gendarme recibió la visita urgente del padre Jean-Baptiste, de una parroquia de Carcassonne, con el que los esposos sostenían un diálogo íntimo de preparación religiosa al matrimonio, desde hacía varias semanas.

«A sus pies -ha declarado el padre Jean-Baptiste-, oré por la próxima celebración de su matrimonio, tal como era su voluntad. En su lecho, en el hospital, le di el sacramento del matrimonio y la extremaunción».

Mientras Francia despide a un héroe nacional, su familia recuerda al hijo, el hermano, caído en acto de servicio.

El hermano de Arnaud Beltrame declara: «Se ha ido un héroe, es la realidad. Lo que hizo va más allá del compromiso de su profesión. Ha dado su vida por unos desconocidos. Desde luego, sabía que no tenía prácticamente ninguna posibilidad. Era muy consciente de lo que hacía. Si no se le puede calificar de héroe, de verdad no sé que hace falta para hacerlo. El término héroe es perfectamente apropiado».

La madre del héroe, desconsolada recuerda al hijo muerto en acto de servicio: «No me sorprendió la noticia. Siempre fue así. De alguna manera, sabía que debía ser él. Cuando, en ocasiones, le dejaba ver mi inquietud, me respondía con una sencillez muy suya: “Hago mi trabajo, madre. Es todo».