Vista de la sangre de una de las víctimas en una acera de la céntrica plaza finlandesa de Turku - EFE

Un ataque en Finlandia hace temer a la UE una ofensiva terrorista global

Jean-Claude Juncker lo vincula a los atentados de Barcelona

CORRESPONSAL EN BRUSELASActualizado:

El jueves en Barcelona, el viernes en Turku, en Finlandia. Aunque todavía no se tienen todos los datos sobre la motivación del atacante en este país nórdico, que mató a dos personas e hirió a seis, la situación empieza a ser lo bastante inquietante como para preguntarse si no se trata de una ofensiva a escala continental. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, condenó ayer con la mayor contundencia el ataque perpetrado en la localidad finlandesa de Turku, que tuvo lugar un día después de los dos atentados cometidos en España.

La sucesión de hechos de este tenor en territorio comunitario inquieta ya a las autoridades europeas. Aunque aún no se han esclarecido las causas y motivaciones del ataque de Turku, en el que dos personas fueron degolladas por un individuo armado con un cuchillo, el hecho de que Juncker haya condenado este hecho vinculándolo expresamente a los de Barcelona y Cambrils podría dar a entender que existen informaciones que así lo podrían corroborar.

«Con gran inquietud he sabido del ataque con cuchillo cometido este viernes en Turku, en Finlandia. Aunque los detalles aún están emergiendo, condenamos firmemente este ataque injustificado que tiene lugar solamente 24 horas después del horror que se ha producido en España». Los hechos suceden también después de que un informe de un organismo europeo dedicado al seguimiento de la radicalización hubiera advertido que con la derrota de los grupos más sanguinarios en Siria e Irak puede producirse un retorno masivo de combatientes a suelo europeo con el consiguiente aumento del riesgo de atentados terroristas.

El ataque de ayer en esta ciudad portuaria de Finlandia se produjo a las 15:30 hora española en el mercado de Puutori y según las versiones de la policía las dos personas muertas fueron atacados en el mismo lugar: la primera víctima al parecer fue elegida de forma aleatoria y la segunda cuando acudió a auxiliar a la primera. El asesino les causó cortes profundos en el cuello y según los testimonios recogidos por la televisión finlandesa fue visto gritando y exhibiendo su cuchillo por numerosos testigos.

Después de asesinar a las dos personas, el atacante salió huyendo hacia una zona muy concurrida hasta que la policía le disparó en una pierna. En su camino pudo herir a al menos seis paseantes, según la información oficial.

Los testigos relataron escenas de gran confusión entre los numerosos paseantes que aprovechaban el buen tiempo en este área muy popular de esta ciudad del sur del país.

Un país lejos de la amenaza

Al parecer el primero de los ataques se produjo contra una mujer que se encontraba junto a una heladería. Otros testigos dijeron haber visto a varias personas persiguiendo al atacante. La televisión ha recogido testimonios de muchas personas que hablaron de gritos y estupor ante la escena. La policía acordonó la zona durante varias horas aunque finalmente volvió a autorizar a los ciudadanos que entrasen en el área donde se habían producido los hechos.

El primer ministro, Juha Sipilä, comunicó al país que su Gobierno mantendría una reunión de emergencia para analizar la situación, intentando limitar la inquietud entre la ciudadanía. En lo inmediato, las autoridades decidieron reforzar la seguridad en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa y en las principales estaciones de ferrocarril del país.

Aunque el atacante ha sido detenido, la policía se centró en la búsqueda de eventuales cómplices y ha pedido a la población que le facilite cualquier indicio que pudiese ayudar a esclarecer este extraño suceso.

Según la información oficial, la policía estaba ayer intentando esclarecer la identidad del atacante que según los primeros indicios podría ser extranjero. Los portavoces de las fuerzas de seguridad afirman que los investigadores estaban también casi seguros de que actuó solo, es decir, de que se trataría de un «lobo solitario». Sin embargo, oficialmente «no descartan» ninguna posible vinculación incluyendo relaciones con el terrorismo yihadista.

Finlandia está considerado uno de los países donde el riesgo de atentados es menor que en otras partes de Europa. Pero la seguridad total no existe y en junio los servicios de información decidieron aumentar el nivel de alerta considerando lo que había pasado en primavera en la vecina Suecia, donde un musulmán de origen uzbeco mató a cuatro personas atropellándolas con un camión.