Naciones Unidas suspende su campaña de vacunación en Pakistán tras el asesinato de ocho trabajadores
Uno de los empleados en la campaña de vacunación herido en un ataque - efe

Naciones Unidas suspende su campaña de vacunación en Pakistán tras el asesinato de ocho trabajadores

Una mujer tiroteada en Peshawar, en estado crítico. Un portavoz talibán asegura que el grupo, que denuncia que la inmunización forman parte de una «conspiración occidental» no está detrás de los ataques

reuters/ep
PESHAWAR Actualizado:

Dos personas implicadas en la campaña de vacunación contra la polio en Pakistán han sido asesinadas a tiros este miércoles y una tercera ha resultado gravemente herida, con lo que ya son ocho los trabajadores de esta campaña asesinados en las últimas 48 horas. Tras estos atentados, la misión de Naciones Unidas en Pakistán se ha visto obligada a retirar a todos sus empleados implicados en la campaña de inmunización, según su portavoz, Michael Coleman.

Este miércoles se han producido al menos tres atentados. Varios hombres que viajaban en una motocicleta mataron a tiros a una mujer y a su chófer en el distrito de Charsadda, en la provincia de Jyber Paktunkhwa (noroeste), según fuentes médicas y policiales.

Horas antes, una trabajadora sanitaria resultó gravemente herida por disparos en la capital provincial, Peshawar. Su estado es crítico, según un médico del hospital Lady Reading, en el que permanece.

Otras cuatro mujeres participantes en la campaña han resultado ilesas de un ataque con arma de fuego en la cercana localidad de Nowshera, según el subdirector del Programa Ampliado de Inmunización, Jan Baz Afridi. Y entre el lunes y el martes fueron asesinadas seis trabajadoras sanitarias participantes en la campaña en la ciudad portuaria de Karachi (sur) y en Peshawar. La más joven de las fallecidas solo tenía 17 años.

Se desconoce quiénes están exactamente detrás de estos atentados. Diversos grupos islamistas, en especial los talibanes, ya han expresado en el pasado su oposición a estas campañas de inmunización. Concretamente, los talibán aseguran que las vacunaciones forman parte de una «conspiración occidental» para espiar y estirilizar a los musulmanes y han advertido de que solo permitirán que continúe la campaña si se pone fin a los ataques aéreos de los aviones no tripulados norteamericanos.

Los talibanes basan sus sospechas en las informaciones según las cuales la CIA utilizó una falsa campaña de vacunaciones para seguir la pista del fundador de Al Qaida, Osama bin Laden, asesinado durante una operación especial del Ejército norteamericano cerca de Islamabad en mayo de 2011. Por ello, los talibán han amenazado reiteradamente a los trabajadores médicos implicados en estas inmunizaciones, a los que han advertido de que se desvinculen de su trabajo con los «infieles». No obstante, un portavoz de los talibán, Ihsanulá Ihsan, ha asegurado a Reuters que su grupo no está detrás de estos últimos asesinatos.

Suspensión de la campaña

Estos incidentes, cinco de los cuales se han registrado en Karachi -de 18 millones de habitantes-, han obligado a las autoridades médicas sanitarias a suspender la campaña de erradicación de la polio en la provincia de Sindh.

En cambio, las autoridades de la provincia de Jyber Paktunkhwa han advertido de que no están dispuestas a suspender la campaña, pese a la decisión de la ONU de suspender su trabajo. «Suspender la campaña en estos momentos crearía aún más problemas, porque no se trata de un hecho coyuntural», ha declarado un responsable médico de la provincia, Javed Marwat. «Si interrumpimos la campaña, animaríamos a las fuerzas que se oponen a la vacunación contra la polio», ha advertido. No obstante, numerosos trabajadores médicos han asegurado a Reuters que solo seguirán con la campaña si se les garantiza la seguridad.

Pakistán registró 20.000 casos de polio en 1994, pero las campañas de vacunación han conseguido reducir la cifra a 56 en 2012. Las diversas campañas han conseguido erradicar la enfermedad en todo el mundo, a excepción de Pakistán, Afganistán y Nigeria. La polio es una enfermedad que puede causar parálisis o muerte a las pocas horas de la infección. Se transmite de persona a persona y basta con que un niño la contraiga para que se contagie con facilidad a otros.