El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, este martes en la sesión de la Asamblea Nacional
El presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, este martes en la sesión de la Asamblea Nacional - Efe

La Asamblea de Venezuela toma ya medidas de gobierno y designa un representante ante la OEA

Miles de venezolanos marcharán este miércoles contra el «usurpador» en Caracas y otras ciudades

Corresponsal en CaracasActualizado:

Este 23 de enero es el día «D» de los venezolanos. En esta fecha conmemoran la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez, que esperan repetir con la de Nicolás Maduro. La gran marcha convocada para este miércoles puede ser el principio del fin, al que han sido llamados militares, funcionarios y sus familias para acompañar a los manifestantes en la calle en su protesta contra el régimen dictatorial.

En la víspera, la Asamblea Nacional legítima empezó a tomar medidas propias del poder ejecutivo y, además de aprobar una ley de amnistía, nombró un representante ante la OEA.

Las concentraciones se realizarán este miércoles en todos los rincones de Venezuela, pero la principal será en Caracas, donde se han determinado nueve puntos de encuentro desde los que la marcha convergerá en algún sitio que se anunciará a última hora.

Cronograma

La gran marcha de la capital culminará una serie de cabildos abiertos, de unos 50 celebrados a lo largo y ancho del país desde hace semana y media, en los que los dirigentes políticos han informado sobre la hoja de ruta para que salga del poder Maduro, a quien han declarado de usurpador. Incluye tres fases: cese de la usurpación de Maduro en la Presidencia, instalación de un Gobierno de transición y convocatoria de elecciones libres. «Cada una de las fases incluye a su vez otro cronograma que será anunciado en su debido momento», según Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional.

La nueva directiva del parlamento, encabezada por Guaidó, acompañado del primer vicepresidente, Edgar Zambrano y el segundo vicepresidente Stalin González, no ha querido prometer que el 23 de enero saldrá Maduro, sino que es el inicio de un proceso que llevará a ese fin. «No queremos levantar falsas expectativas, le hablamos a la gente con honestidad», dijo González. Este diputado añadió que Venezuela cambiará. «Hoy estamos en las calles recobrando la confianza en la dirigencia, hoy llamamos al país a que se reencuentre, a que haya la reconciliación, que es la que todos los venezolanos necesitamos».

La gran marcha ha tenido amplia repercusión internacional y numerosos venezolanos en el exterior participarán en manifestaciones en las ciudades donde se encuentren. La fiscal en el exilio, Luisa Ortega Díaz, ha llamado a salir en «apoyo a la Asamblea y al presidente Juan Guaidó» para «para sacar al país de la tragedia». «Maduro y sus secuaces están débiles y temerosos por la creciente presión que todos estamos ejerciendo sobre ellos. Este es el momento de ser una sola fuerza», expresó Ortega, que instó a los militares a respaldar al pueblo.

Aplazamiento de la Ley de Transición

La Asamblea Nacional legítima iba a debatir este martes, en su sesión plenaria, el estatuto de la Ley de Transición, pero a última hora cambió la agenda. Según el diputado Juan Miguel Matheus, de Primero Justicia, ya «cuenta con un consenso, pero hay que ultimar detalles».

En cambio, se aprobó por unanimidad la Ley de Amnistía y Garantías Constitucionales, que fue vetado en su día por el Tribunal Supremo del régimen. El Parlamento invita así a los militares a abandonar a Nicolás Maduro y facilitar el cambio político. La diputada Delsa Solórzano presentó la nueva norma y llamó a la unidad de todos los venezolanos sin distinción, de si usan uniforme o no. Adriana Pichardo, de Voluntad Popular, aclaró que la ley no ofrece perdón ni a corruptos ni a violadores de derechos humanos.

Además, asumiendo las competencias para «restablecer el orden constitucional y democrático», aprobó otra ley para «asegurar la permanencia del Estado venezolano en la OEA (Organización de Estados Americanos)» y la designación de un representante especial ante ese organismo. En concreto, será Gustavo Tarre Briceño, veterano abogado constitucionalista, profesor universitario y jefe del grupo parlamentario de Copei en los años 90.