En esta foto de archivo tomada el 20 de febrero de 2018, el presidente brasileño Michel Temer (R) y el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao (L) participan en un evento que anuncia el inicio de la etapa final de la construcción de los submarinos
En esta foto de archivo tomada el 20 de febrero de 2018, el presidente brasileño Michel Temer (R) y el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao (L) participan en un evento que anuncia el inicio de la etapa final de la construcción de los submarinos - AFP

Arrestan al gobernador de Río de Janeiro por corrupción

Luiz Fernando Pezao fue preso por desviar fondos y aceptar sobornos, vinculados, entre otras, a obras del Mundial y las Olimpiadas

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

Le restaba un mes para retirarse del cargo, pero la policía llegó antes, quebrando incluso la norma que protege a las autoridades brasileñas en ejercicio. El gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, fue sorprendido por una operación policial que lo arrestó en las primeras horas de la mañana en la sede del Palacio de Laranjeiras, sede del Gobierno del estado más conocido de Brasil.

La detención preventiva, ordenada por la Fiscal General Raquel Dodge, implica al gobernador en el sonado escándalo de la Operación Lavacoches, por acusaciones que la procuradora considera graves. Pezao, es el cuarto gobernador de Río de Janeiro, preso por corrupción, pero el primero detenido en el Palacio, en el ejercicio del cargo.

Pezao, es acusado de recibir sobornos de una red de corrupción creada por su antecesor, Sergio Cabral, preso desde 2016 y condenado a más de cien años de cárcel por más de veinte procesos, que incluyen corrupción, blanqueo de fondos, fraudes en licitaciones, formar cartel en las obras del Maracaná, y dirigir una organización criminal.

Economista del MDB, partido del actual presidente Michel Temer, Pezao, está en el Gobierno de Río de Janeiro desde 2007, primero como vicegobernador de Cabral y desde 2015 como gobernador electo. En la dirección del estado, Pezao y Cabral realizaron las campañas y los negocios para llevar a Río de Janeiro, el Mundial del Fútbol y las Olimpiadas de 2016, lo que convirtió al estado en un área de grandes obras de infraestructura.

La Fiscalía acusa a Pezao de recibir sobornos mensuales, equivalentes a 32 mil euros, pagados por empresas que celebraban contratos con su Gobierno y comprobados en documentos investigados durante más de seis meses. Según Dodge, el gobernador embolsó unos 5 millones de euros entre 2007 y 2014, durante el mandato de Cabral. «Ese valor es absolutamente incompatible con el patrimonio declarado por el gobernador», afirma la fiscal.

En una rueda de prensa, Dodge informó que los crímenes continuaron incluso después de las prisiones de Cabral y de otros exgobernadores, Anthony Garotinho (1999-2002) y su esposa Rosinha Garotinho (2003-2007), que se encuentran en casa bajo libertad condicional. Pezao fue secretario de Obras de Cabral, además de vicegobernador.

El arresto y las investigaciones se basan en las delaciones del economista Carlos Miranda, que administraba los sobornos de Cabral y relató incluso el desvío de grandes sumas de dinero a través de remesas al exterior.

Dodge justificó la prisión preventiva por considerar que el gobernador «podría dificultar aún más la recuperación de los valores que fueron desviados, además de ocultar el patrimonio que adquirió con las prácticas criminales». La policía también arrestó a los secretarios José Iran Peixoto, de Obras Públicas, y Luiz Carlos Vidal Barroso, mano derecha de Pezao.