Vídeo: Las claves del caso Khashoggi (ABC Muiltimedia) - Foto: REUTERS

Arabia Saudí atribuirá la culpa de la muerte de Khashoggi a un general

Al Asiri será el cabeza de turco de un escándalo que ha estrechado el cerco sobre Mohamed bin Salman, hijo del rey y ministro de Defensa

WASHINGTONActualizado:

Una orden mal entendida. Tras su visita a Riad, el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, le ha trasladado a Donald Trump la que se perfila como la versión oficial de la corona saudí de por qué el periodista Jamal Khashoggi fue torturado y asesinado en el consulado de su país en Estambul. La culpa se atribuirá con toda probabilidad al mayor general Ahmed al Asiri, asesor del príncipe heredero y subdirector del servicio de inteligencia nacional, la ‘mujabarat’.

Al Asiri será el cabeza de turco de un escándalo que ha estrechado el cerco sobre Mohamed bin Salman, hijo del rey y ministro de Defensa. ¿Cómo justificar que los servicios de inteligencia de Turquía hayan identificado a miembros de su equipo de seguridad, que han viajado con él a Madrid y París, como los autores del asesinato? La respuesta es que alguien con rango y veteranía, muy cercano a él, sea el culpable oficial, autor de un error fatal.

No sólo Pompeo, ministro de Exteriores, ha recibido ese nombre en Riad. También ha sido circulado por la inteligencia y la diplomacia saudíes a congresistas y diplomáticos norteamericanos. Por otras vías, ha llegado a los familiares y colaboradores de Khashoggi, según fuentes consultadas por este diario. Aunque el disidente era ciudadano saudí, desde hace un año residía en EE.UU., donde colaboraba con el diario The Washington Post.

«La intención de la corona saudí es admitir que el príncipe ordenó la captura de Khashoggi pero que el mayor general Al Asiri le entendió mal y autorizó su ejecución si la situación se salía de control», dicen esas fuentes. Aun así, esa versión implicaría que Bin Salman ordenó la captura de un residente en EE.UU. en un tercer país, por sus críticas a la corona saudí y a él mismo.

Hay una segunda parte, crucial, de la estrategia saudí: descalificar a Khashoggi. Los empleadores del periodista en The Washington Post denuncian ahora que un grupo de congresistas republicanos ha enviado correos y ha compartido mensajes en redes sociales en los que relacionan al periodista con los Hermanos Musulmanes y Al Qaeda. El hijo del presidente, Donald Trump Jr., compartió hace días un mensaje en Twitter en el que se decía que Khashoggi «se paseaba por Afganistán con Osama bin Laden».

En realidad Khashoggi comenzó su carrera como periodista y director de medios gubernamentales en Arabia Saudí. A través de ese trabajo conoció y entrevistó a Bin Laden, con quien trabó amistad. Posteriormente se distanció de él y se acercó al jefe de la inteligencia saudí, Turki al Faisal, para quien fue jefe de prensa durante sus estancias como embajador en Londres y Washington. En años recientes se alejó de la familia real y se convirtió en un prominente crítico de Bin Salman, heredero al trono, que ha iniciado una serie de modestas reformas aperturistas en el país.

Clave en la defensa de Bin Salman en Washington está siendo el yerno del presidente Trump, Jared Kushner, quien se ha convertido en el enlace principal de la corona saudí y la Casa Blanca. Gracias a su mediación, Riad fue la primera ciudad a la que viajó Trump como presidente el año pasado. Kushner es un judío ortodoxo que tiene, entre otros cometidos, negociar la paz en Oriente Próximo. Su apuesta es que un acercamiento entre los saudíes y los israelíes obligue a los palestinos a aceptar un acuerdo mediado por EE.UU.

Los agentes turcos siguen batiendo un bosque al norte de Estambul donde el 2 de octubre, día de la muerte de Khashoggi, se acercó una furgoneta de la delegación diplomática saudí. Buscan allí los restos del periodista, que fue drogado, golpeado, descuartizado y disuelto en ácido. Han registrado ya el consulado, que fue limpiado y pintado, y la residencia del cónsul, que ha huido a Riad y ha sido relevado de su puesto.

Las pruebas apuntan a que 15 agentes y uniformados saudíes volaron el 2 de octubre de Riad a Estambul, donde mataron a Khashoggi. Este acudió al consulado a realizar un trámite y ya no salió de allí con vida.