La Policía antidisturbios dispara contra manifestantes este sábado en Caracas
La Policía antidisturbios dispara contra manifestantes este sábado en Caracas - AFP

El antichavismo toma la calle al grito de «No a la dictadura» en Venezuela

La oposición a Nicolás Maduro denuncia una «brutal represión» en las manifestaciones de este sábado

Corresponsal en CaracasActualizado:

Miles de manifestantes venezolanos tomaron este sábado una de las principales avenidas de Caracas al grito de «No a la dictadura», durante una marcha en la que el expresidente del Parlamento Henry Ramos Allup denunció que el régimen chavista tiene planes para procesar a civiles en tribunales militares; típico de las dictaduras. La protesta opositora, celebrada en la avenida Francisco de Miranda, fue masiva a pesar de que el presidente Nicolás Maduro decretó toda la Semana Santa como «festiva no laborable» para intentar que los venezolanos emprendieran viaje lo antes posible y distraer la protesta.

A pesar de que tenían vacaciones este lunes, martes y miércoles, los caraqueños llenaron las ocho manzanas de la avenida para reclamar «elecciones ya» a fin de conseguir que Maduro deje el poder a través de los votos este mismo año.

Maduro intentó silenciar la marcha de la oposición al ordenar al Consejo Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) que bloqueara a los operadores de televisión por internet la señal de «VivoPlay» y «VPI TV», los únicos canales por donde se transmitían en directo los actos de la oposición. No obstante el bloqueo informativo, los manifestantes acudieron en masa. Eso sí, el Gobierno volvió a recurrir a una «brutal represión» para intentar frustrar las manifestaciones, según señalaron opositores que denunciaron cargas policiales y uso de gases lacrimógenos y camiones de agua.

Al menos 17 personas resultaron heridas tras las protestas. «Hemos atendido hasta las 3.23 de la tarde (19.23 GMT) a 17 personas», dijo el opositor Ramón Muchacho a periodistas, quien cifró en 10 las personas que presentaron «contusiones y traumatismos diversos». Detalló que otras cuatro personas resultaron heridas con piedras o por impacto directo de gases lacrimógenos, dos por asfixia y uno con impactos de perdigones de goma.

Juicios «casi sumariales»

Henry Ramos Allup informó de que el Gobierno se dispone a «iniciar el procedimiento de enjuiciar en los tribunales militares a civiles como políticos y gobernadores. Los juicios castrenses serían rápidos, casi sumariales para impedir la defensa de los detenidos». Según el diputado opositor, Nicolás Maduro busca abrir expedientes para inhabilitar y encarcelar a políticos y gobernadores, a partir de la revisión de los artículos 157 y 158 que ha hecho la Sala Constitucional del Tribunal Supremo.

El chavismo persigue inhabilitar, para sacar del juego político a determinados dirigentes de la oposición. El primer caso es el gobernador de Miranda, Henrique Capriles. El fiscal general, Manuel Galindo, lo inhabilitó durante 15 años para ejercer funciones públicas por, supuestamente, aceptar donaciones, contratar sin licitar y no presentar el proyecto de ley de presupuesto de 2013, informó el viernes el propio dirigente opositor.

Capriles se convirtió en la estrella de la marcha tras su inhabilitación

Tras esta medida, Capriles se convirtió en la estrella de la manifestación opositora de este sábado. El gobernador y dos veces candidato a la presidencia de Venezuela ha anunciado que no acatará la decisión y que hará campaña por todo el país sin ser candidato presidencial. La inhabilitación fue un bumerán. En lugar de hundir a Capriles, Maduro lo convirtió en una víctima más de las arbitrariedades de su autoritarismo. Los manifestantes lo aplaudieron a rabiar en la marcha.

Henrique Capriles advirtió de que «llegamos a Miranda por los votos y saldremos por los votos, cualquier acción distinta que pretenda torcer la voluntad del pueblo nos encontrará en la calle. Seguiré siendo su gobernador hasta que el pueblo decida». Ironizó asimismo sobre la medida al afirmar que «si la dictadura chilla es porque estamos avanzando». Capriles concluyó que la inhabilitación es una muestra más de que el Gobierno no quiere elecciones libres. «El único inhabilitado en Venezuela es Nicolás Maduro», apostilló.

El líder opositor invitó a todos los venezolanos a expresarse con contundencia ayer en las calles. «Esta no es una lucha de un solo hombre, sino de todos los venezolanos». Toda la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) secundó a Henrique Capriles, quien no oculta sus nuevas aspiraciones presidenciales.

Testimonios

En la protesta, Gonzalo González, de 61 años, señaló que lleva marchando contra el chavismo desde el año 1999: «No me canso porque esto ya es un asunto existencial. Tenemos una crisis pavorosa y, sin estar en guerra, vivimos las secuelas de una catástrofe que nos pone de pie para salir de Maduro con elecciones ya para volver a la normalidad».

A su lado, María Eugenia De la Costa, administrativa, comentó que el chavismo ha hecho mucho daño al país: «Sufrimos los embates de la inflación, el sueldo no nos alcanza para comer, no sé cómo hace la gente menos pudiente. La inseguridad es atroz».

Unos metros más adelante Jesús Rondón, de 61 años, docente, sostiene: «Llevo 18 años marchando contra el chavismo. Ya se me gastaron los zapatos, estoy usando el último par. Esto es indignante. Queremos elecciones».