Angela Merkel vence, pero no asegura sus aspiraciones

R. V.
Actualizado:

BERLÍN. La doble victoria ha consolidado la siempre frágil posición de Angela Merkel como presidenta atípica de la democristiana CDU. Pero lo que se dice segura no puede sentirse, como saben sus partidarios, pues una de las victorias ha sido la del siempre acechante populista Roland Koch, en Hesse.

En larga entrevista preelectoral al Frankfurter Allgemeine Koch admitía ser todo lo leal a Merkel que podía ser, ni más ni menos. Pero el nuevo hombre fuerte en Hannover, Christian Wulff, es un fiel a Merkel y ayer dijo como sin querer: «La CDU no elige y reelige un presidente que no vaya a ser luego su candidato a la cancillería».

La mayoría de la CDU en el Bundesrat le confiere veto en la reelección del presidente de la república en 2004 y permiso para negociar uno propio.

Se habla insistentemente -¿o así lo hacen circular los de Koch?- de que la CDU querría una mujer por primera vez en la presidencia de Alemania. Se parece bastante a la ambición declarada de Merkel de ser la primera mujer canciller. Pero hay también sólidas mujeres en la CDU como la alcaldesa de Fráncfort, Petra Roth.