Amsterdam, lista para crear «aldeas escoria»
Eberhard van der Laan, alcalde de Amsterdam - ANP

Amsterdam, lista para crear «aldeas escoria»

La capital holandesa se prepara para la creación de guetos en donde serán realojadas las personas antisociales bajo la supervisión constante de la policía

Actualizado:

La capital holandesa tiene previsto la creación de «guetos» para realojar a personas problemáticas a partir del próximo año. Por el momento ya tiene un grupo de funcionarios, mercenarios entrenados en un curso de 6 meses de duración, encargados de encontrar y realojar a «personas problemáticas» desde la ciudad a «áreas especiales» en las que no causen ninguna perturbación y siempre bajo supervisión policial.

Las familias con problemas sociales o los inquilinos con antecedentes que no muestren una mejora a ojos de los funcionarios podrán ser desalojados a estos «guetos».

Eberhard van der Laan, alcalde de Amsterdam, ha presentado el plan de 998.330€ para afrontar las 13.000 denuncias que cada año llegan al ayuntamiento por comportamiento antisocial. Lo argumenta diciendo que a largo plazo el acoso a menudo lleva a los inquilinos cumplidores de la ley, en lugar de a sus vecinos molestos, a irse de sus casas.

«Esto es el mundo al revés», dijo el alcalde este fin de semana.

El proyecto también contempla la creación de una línea telefónica directa, un sistema especial a través del cual las víctimas podrán denunciar a sus vecinos molestos a las autoridades.

Estos «campos de castigo» de nuevas viviendas han sido llamados «pueblos escoria» porque el plan se hace eco de una propuesta de Geert Wilders, líder de un populista partido holandés de extrema derecha, para crear unidades especiales para hacer frente a alborotadores persistentes.

«Los reincidentes deben ser desplazados por la fuerza de su barrio y enviados a un pueblo de escoria», sugirió el año pasado. «Pon toda la basura junta».

Si bien no se puede negar que los nuevos proyectos serían campos de castigo de «escoria» según este personaje, un portavoz del alcalde de la ciudad destacó que las unidades residenciales especiales tienen por objeto hacer valer el buen comportamiento y reeducar.

«El objetivo no es premiar a las personas que se comportan mal con una nueva casa de cinco habitaciones con un jardín orientado al sur. Esto se supone que es un elemento de disuasión», dijo.

Una política del siglo XIX

El periódico holandés Parool ha observado que esta política no es nada nueva. En el siglo XIX, los alborotadores fueron trasladados a las aldeas especiales en Drenthe y Overijssel fuera de la ciudad Amsterdam.

«Hemos aprendido del pasado», dijo sin embargo el portavoz de la alcaldía. «Un barrio puede hacer frente a un problema familiar, pero si hay más se intensifica la situación.

La dura política que aplica Van der Laan parece chocar de alguna manera con la tolerancia con la que Amsterdam convive con la prostitución y las drogas blandas en la actualidad.

La nueva política se aplicara a partir de enero del próximo año y ya están preparados 10 «container», viviendas tipo caravana, para realojar a los reincidentes.