Romano Prodi. ABC

La ampliación de la UE se hará en bloque para diez de los candidatos

Definitivamente, los países candidatos a entrar en la Unión Europea no ingresarán de manera escalonada. Diez de ellos lo harán en bloque y dos -Bulgaria y Rumanía- habrán de esperar algún tiempo. En su Presidencia de la UE, España comenzará a preparar un único Tratado de Adhesión con diez anexos, que podría estar listo para el primer trimestre de 2003.

MADRID. Luis Ayllón BRUSELAS. Alberto Sotillo, corresponsal
Actualizado:

Los Quince lo tienen ya decidido. Las negociaciones para ingresar en la Unión Europea podrán marchar mejor o peor a lo largo de los próximo meses, pero la entrada se producirá en bloque. Para todos, excepto Bulgaria y Rumanía cuyos progresos no han sido suficientes y están en una situación en la que no se les puede esperar, porque su retraso no es algo que se pueda recuperar en unos meses.

Eso es lo que se piensa en las capitales europeas, según fuentes comunitarias, que dan por liquidado el llamado «modelo regata», defendido, entre otros, con entusiasmo por el presidente del Gobierno español, José María Aznar. Ese modelo proponía que, partiendo todos a la vez, cada cual entrara en la UE cuando hubiera llegado a la meta, y, según algunas fuentes españolas en el fondo ha resultado útil para que los candidatos se hayan puesto a trabajar más intensamente.

FAVORITOS

El problema surgió cuando en la Cumbre de Luxemburgo se citó como favorito para el ingreso a un grupo de cinco países: Polonia, República Checa, Hungría, Eslovenia y Estonia. Otros cinco candidatos -Lituania, Letonia, Eslovaquia, Chipre y Malta- se apresuraron a no perder el tren e intensificaron sus trabajos, mientras que, contrariamente a lo que se preveía, uno de los designados, Polonia, dio muestras de flaqueza y se encontró con más dificultades de las esperadas. Las presiones de algunos países miembros, especialmente Alemania, para que Polonia esté en el grupo de cabeza de la adhesión, han llevado a un cierto consenso de que la entrada se haga en bloque, aunque haya que esperar unos pocos meses más hasta que los polacos cumplan todos sus deberes.

UN SOLO TRATADO

La idea es que haya un solo Tratado de Adhesión, con diez anexos, uno por país, lo que supondrá que, aunque algunos candidatos concluyan sus negociaciones antes, su entrada formal se producirá junto con la de los otros, una vez que sea aprobado el Tratado. La elaboración de ese tratado comenzará, en principio, durante la Presidencia española de la UE, que se abre el 1 de enero próximo, con idea de tenerlo listo para el primer trimestre de 2003.

La idea de una gran primera oleada para la Ampliación en la que tan sólo quedarían Rumanía y Bulgaria para una segunda etapa ya estaba siendo perfilada desde hace meses en Bruselas. Sobre todo, a la vista de las dificultades de Polonia.

La Comisión Europea publicará la próxima semana su «informe de etapa» sobre la marcha de la Ampliación e intentará sondear algunas de estas ideas. Pero parece descartado que Bruselas nombre con claridad a los países de esa primera oleada.

En cualquier caso, el camino que queda no es de rosas. El problema más peliagudo se plantea en Chipre; especialmente tras las insinuaciones de Turquía de que jamás aceptaría la adhesión de este país a la Unión sin un previo acuerdo sobre la zona turco-chipriota. Paralelamente al proceso político se desarrollan las negociaciones para que los candidatos asuman el acervo de la Unión. Los capítulos más complejos y en los que se juega una mayor cantidad de dinero, que son la Agricultura y las ayudas económicas a las regiones de menor renta, deberán ser despejados bajo presidencia española.